¿Tú vienes a mí? Miles Christi

Se presentó Jesús a Juan para ser bautizado por él. Juan se oponía diciendo: “Yo soy quien debe ser por ti bautizado, ¿y tú vienes a mí?”(Mt 3, 13 s.)

La siguiente meditación es proporcionada por Miles Christi:

  1. Jesucristo es humilde. Dios se hizo hombre por nosotros, nació y vivió en un ambiente pobre y humilde, nunca buscó su propia gloria, y murió en una cruz como un malhechor. Pero lo más humillante es que cargó con nuestros pecados como si fueran suyos propios. Él es nuestro responsable. Por eso fue a recibir
    el bautismo de penitencia en nombre nuestro. Por eso continúa haciendo presente su muerte redentora en la santa misa.
    ¡Si supiera reflexionar sobre esta humillación de Cristo en la misa. . . !
     
  2. “¿Tú vienes a mí?” Yo te crucifiqué, yo sigo en mi tibieza o en mis pecados. Yo he hecho poco caso de tus beneficios continuos, no soy capaz de entender tu amor cuando vienes en la comunión.
    Yo me olvido de tu presencia en mí y de que estoy unido a ti como miembro de un mismo cuerpo. . . Y tú, ¿sigues viniendo a mí?. . .