Tú sabes que te amo

Dijo Jesús a Pedro: “¿Me amas más que éstos?” “Sí, Señor; tú sabes que te amo”. “Apacienta mis corderos”.(Jn 21, 15 s.)

La siguiente meditación es proporcionada por Miles Christi:

  1. Es un examen de amar. Porque Jesucristo examina a los suyos así. Cristianismo es amor. Amar es darse, pero darse como le gusta a Cristo. Amar es darse sin calcular. Amar es darse a una persona. El amor no tiene paréntesis ni compases de espera. Quien ama va más allá de lo mandado, y hace lo más agradable al amado.
    ¿Qué calificación merezco en este “examen de amor”. . . ?
     
  2. Pedro respondió con generosidad y humildad. Estaba dispuesto a todo por Cristo. Rezar es amar. Sólo se deja de rezar cuando se deja de amar. A los que aman de veras, Cristo les encarga una
    misión: la de hacerle amar. Apostolado es hacer amar a Cristo. El apóstol se fragua en el diálogo con Cristo.
    ¿Tengo deseos de hacer amar a Cristo. . . ?