UNA ORACIÓN ES RESPONDIDA

Miles Christi

Hardon estaba muy anciano y no se encontraba bien de salud. Y él buscaba sacerdotes capaces de predicar los Ejercicios Ignacianos y así descubrió esta joven comunidad fundada en Argentina llamada Miles Christi.

Los padres de Miles Christi no lo conocían personalmente pero si sabían sobre él, sobre su trabajo en el Catecismo, lo conocían por sus trabajos, y cuando vinimos aquí nos reunimos con él y con otros sacerdotes.

El P. Hardon no quería alguien envuelto en el apostolado que no fuese una persona sólida y no estuviera completamente centrado en Cristo.

Que no se involucren con una agenda, no prestasen atención a sí mismos sino solamente a Cristo. Era exigente.

Cuando escuchó que nos llamábamos Miles Christi, que predicábamos Retiros Espirituales Ignacianos, quedó muy impresionado y quiso trabajar con nosotros.

Nos dijo: “¡ustedes tienen el verdadero espíritu católico!”

Luego prorrumpió esa exclamación que me llenó de estupor y también de alegría cuando dijo: “yo he rezado muchos años pidiendo a Dios que me enviara un sucesor para seguir predicando los Ejercicios Espirituales de san Ignacio, los verdaderos Ejercicios, y finalmente Dios ha escuchado mis oraciones”. Miles Christi fue la respuesta para él.

Miles Christi- Quien es Miles Christi?

Miles Christi (en latín, “Soldado de Cristo”) es una nueva comunidad religiosa católica romana conocida como “orden”. Este selecto grupo de sacerdotes y hermanos son hombres de gran corazón, bondad, generosidad y dedicación a Dios.

Miles Christi

Hermano en Miles Christi

Yo vengo de una familia católica. Iba a misa a veces con unas tías mías que siempre me llevaban, que ellas eran como las más religiosas de la familia.

Un amigo estando en misa, en la catedral de San Juan, lo invitan a ejercicios espirituales en San Luis, que predicaban los padres de Miles Christi.

Cuando los vi a los sacerdotes con las sotanas, los escuché hablar de San Ignacio, escuché los ejercicios espirituales, vi cómo celebraban la misa, la liturgia, dije, esto es lo mío.

Después hice un año más de lo que me quedaba de la secundaria y en ese tiempo, en ese último año de secundaria volví a hacer ejercicios espirituales, donde decidí mi vocación para ser religioso de Miles Christi.

No conocía lo que era un hermano coacultor, Dios me fue mostrando a través de la oración, que ese era el camino que quería para mí. En Miles Christi somos todos religiosos, pero algunos por vocación son sacerdotes y otros por vocación son hermanos coacultores. La misión del hermano coacultor en Miles Cristi es auxiliar al sacerdote en el apostolado que ellos hacen.

Muchos dicen, “Bueno, ¿por qué no te haces sacerdote?” O si sos hermano, es como que te quedaste a mitad de camino. Y eso es un modo incorrecto de entender porque Dios a cada uno nos dice, “Yo te quiero acá y yo te quiero en este lugar. Y ahí donde te llamo, es donde te voy a hacer feliz”.

He hecho trabajo de campo, he aprendido a hacer trabajo de albañilería que no soy muy hábil pero… Trabajé mucho tiempo con la economía, con algunas cosas de la secretaría de la casa. Otra cosa que hice también fue trabajar de director de cine, que desde chico me gustó, pero hora estoy haciendo una película. Hicimos una película hace 10 años atrás también. Que bueno, nunca imaginé que la iba a desarrollar después siendo religioso. También es un modo de que Dios te confirme y te de la felicidad en lo que estás haciendo. Y me gusta también porque es una ocasión grandísima hacer apostolado.

Lo que más me hace feliz es acercar a…

Bueno, es acercar almas a Cristo, porque me apasiona eso y porque sé lo que es estar lejos de Cristo y sé lo que es estar cerca de Cristo. Y sé lo que eso significa.