Que hemos de hacer

Jesús dijo: “Procúrense el alimento que permanece hasta la vida eterna”. Le dijeron: “¿Qué haremos para hacer las obras de Dios?” “. . . Que creáis en aquel que él ha enviado”.(Jn 6, 27 s.)

La siguiente meditación es proporcionada por Miles Christi:

  1. Jesucristo es el alimento de nuestra alma. Por eso se queda en la eucaristía. Comulgando a Cristo se adquiere y aumenta la vida divina que él nos mereció muriendo y resucitando. Quien comulga a Cristo tiene la vida eterna. Ninguna ocasión mejor para dialogar con Cristo que en la comunión.
    ¿Cómo es mi oración a Cristo cuando comulgo. . . ?
     
  2. Jesucristo es luz, camino, verdad y vida. Todo lo que hemos de hacer en nuestra vida se reduce a seguir a Cristo imitándole. Meditar es encontrarse personalmente con él para emprender juntos la tarea del vivir. Dialogando con Cristo es fácil preguntarle qué es lo que espera de nosotros, concretamente en el día de hoy. No vale irse por las ramas.
    ¿Qué espera Jesús de mí en el día de hoy. . . ?