¡Podemos!

Jesús les dijo (a Juan y Santiago): “¿Podéis beber el cáliz que yo he de beber?. . . ” “¡Podemos!”(Mc 10, 38 s.)

La siguiente meditación es proporcionada por Miles Christi:

  1. El corazón humano está hecho para contener deseos muy grandes. Estos deseos se deben exponer al Señor en la oración. A veces pueden ser deseos no del todo rectos. En la oración se purifican como el oro en el crisol. Juan y Santiago deseaban algo
    grande. Jesús les señaló el mejor ideal: sufrir por él para resucitar con él.
    ¿Expongo en la oración mis deseos más íntimos. . . ?
     
  2. El hombre se mide por su fuerza de voluntad. Por eso dicen: “querer es poder”. Ser hombre de decisiones grandes, si se tienen también ideas grandes, es ser hombre de verdad. Las dificultades no cuentan para los héroes. Lo que parece imposible, es posible y aun fácil para los que quieren.
    En mi vida de oración, ¿tomo decisiones grandes y pido la gracia del Señor para cumplirlas. . . ?