Lo dejamos todo Miles Christi

Pedro le dijo: “Nosotros lo dejamos todo y te hemos seguido; ¿qué tendremos?” Jesús les dijo: “. . . el ciento por uno. . .  y la vida eterna”.                                              (Mt 19, 27 s.)

Disfrute de la siguiente reflexión de Miles Christi:
  1. ¡Quién pudiera decir lo mismo que san Pedro! Haber aventurado todo por Cristo es el mejor Aunque sea dejar unas barcas como san Pedro. Lo interesante es embarcar el corazón en el seguimiento de Cristo. Con estas disposiciones, siempre la oración es el rato más vital del día. Pero en cuanto a premio, no busquemos otro que el mismo Cristo. No hay mejor premio que seguir amándole.

¿Soy generoso en mi seguimiento de Cristo. . . ?

 

  1. No está bien pedir otro premio a Cristo fuera de seguir amándole. Pero el Señor da infinitamente más de lo que Un granito de trigo lo convierte en un granito de oro, como dice la fábula india. Porque lo que dejamos es “estiércol”, según dice san Pablo. No hay mejor premio que ser amados de Dios como hijos suyos y hermanos en Cristo. Esta es la vida eterna. ¡Vale la pena!

¿Tengo a Cristo por centro de mi vida, de mis pensamientos y de mis afectos?