¿Dónde te estás quedando? Parte 2

2. Cuando estás orando, no puedes apresurarte ni tener tu corazón en otro lado. Pasar tiempo con el Señor debería ser suficiente para encender todo nuestro corazón y hacer de ese momento el mejor de nuestros días. Darle al Señor nuestras sobras o tener una mala actitud no es una manera de aprender a orar. ¿Quieres una explicación de la oración? Es mejor que lo aprenda a través de su propia experiencia. Esta experiencia, si es real, no será olvidada.

¿Qué deberías mejorar en tu oración?