Fondos de pantalla gratuitos de Miles Christi – San Ignacio de Loyola

Miles Christi le invita a descargar este fondo de pantalla para su computadora de escritorio, laptop, Tablet o teléfono. Al mismo tiempo que pasa más tiempo utilizando sus dispositivos electrónicos, es bueno tener un recordatorio continuo de Nuestro Señor, Nuestra Señora y los santos para constantemente permanecer en la presencia del Señor. Este fondo de pantalla de Miles Christi también nos ayudará a recordar el uso de nuestros dispositivos electrónicos para cosas buenas y sagradas, para su mayor gloria.

 

Descargar el fondo de pantalla Miles Christi aquí:

https://www.mileschristi.org/wp-content/plugins/mc-wallpapers/1024×768/Peter-Paul-Rubens-St-Ignatius-of-Loyola.jpg

 

Y aquí: https://www.mileschristi.org/wp-content/plugins/mc-wallpapers/1024×768/St-Ignatius-of-Loyola.jpg

 

La historia de San Ignacio de Loyola, contada por Miles Christi

El fundador de los Jesuitas iba en camino a la fama y fortuna militar, cuando una bala del cañón le destrozó la pierna. Debido a que no había libros sobre romance a la mano durante su convalecencia, Ignacio se pasó el tiempo leyendo una vida de Cristo y vidas de los santos. Su conciencia se conmovió profundamente, y comenzó un largo y doloroso giro hacia Cristo. Al haber visto a la madre de Dios en una visión, hizo una peregrinación hacia su santuario en Monserrat cerca de Barcelona. Permaneció durante casi un año cerca de Manresa, a veces con los Dominicos, a veces en un hospicio de indigentes, a menudo rezando en una cueva en las colinas. Después de un periodo de tranquilidad, pasó por una angustiosa prueba de escrúpulos. No había consuelo en nada, ni en la oración, ni en el ayuno, ni en los sacramentos, ni en la penitencia, Al final, su paz mental regresó.

Fue durante ese año de conversión que Ignacio comenzó a escribir material que más tarde se convirtió en su mayor obra, los ejercicios espirituales.

Finalmente logró su propósito de ir a Tierra Santa, pero no pudo quedarse, como lo planeo, debido a la hostilidad de los turcos. Ignacio pasó los siguientes 11 años en varias universidades europeas, estudiando con gran dificultad, comenzando casi como un niño. Como muchos otros, su ortodoxia fue cuestionada; Ignacio fue encarcelado dos veces por breves periodos.

En 1534, a la edad de 43 años, el y otros seis- uno de los cuales era San Francisco Javier- prometieron vivir en pobreza y castidad e ir a Tierra Santa. Si esto se volvía imposible, juraron ofrecerse al servicio apostólico del Papa. Esto último se convirtió en la única opción. Cuatro años mas tarde Ignacio hizo permanente la asociación. La nueva sociedad de Jesús fue aprobada por el Papa Pablo lll, e Ignacio fue elegido para servir como primer general

Cuando los compañeros fueron enviados por el Papa a varias misiones, Ignacio permaneció en Roma, consolidando la nueva empresa, pero aún encontrando el tiempo para fundar hogares para huérfanos, catecúmenos, y penitentes. Fundó el colegio Romano, que pretendía ser el modelo de todos los demás colegios de la sociedad.

 

Ignacio era un verdadero místico. Centró su vida espiritual en los fundamentos esenciales del cristianismo-La Trinidad, Cristo, la Eucaristía. Su espiritualidad es expresada en el lema Jesuita, Ad majorem Dei gloriam—““Por la mayor gloria de Dios.” En su concepto, la obediencia debía ser la virtud prominente, pasa asegurar la efectividad y movilidad de sus hombres. Toda actividad debía ser guiada por el amor verdadero de la Iglesia y la obediencia incondicional al Santo Padre, por lo que todos los miembros profesos hacían un cuarto voto de ir a donde el Papa les enviara para la salvación de las almas.

 

Fondos de pantalla católicos adicionales de Miles Christi disponibles aquí:

https://www.mileschristi.org/catholic-wallpapers/

Miles Christi