Argumentos Morales de Sócrates contra Trasímaco

En el libro II de Republica, nos encontramos a Sócrates hablando con un discípulo de nombre Glaucón. Este proponía a su maestro los argumentos del sofista Trasímaco, para que este los refutara.

Estos argumentos eran cuatro:

  • El hombre justo es aquel, que a falta de poder o ingenio es incapaz de hacer cuanto se le plazca. Ahora que se si le diera algo de poder o ingenio, obraría como el malvado que es en realidad.
  • Siendo que padecer una injusticia es algo terrible, se condena al injusto por miedo a ser víctima de su obrar. Ahora, cometer una injusticia es algo dichoso, en especial si se evita el castigo. Por eso la importancia está puesta en el aparentar y no en el ser verdaderamente justo.
  • El hombre dichoso es el injusto que aparenta ser justo, ya que él puede hacer su voluntad a sus anchas, sin consecuencia alguna. Y el hombre desdichado, es en consecuencia, el justo con apariencia de injusto, ya que sin poder obrar como se le plazca, recibe el castigo.
  • Por último, el argumento de evadir el castigo divino. Ya que los poetas, refieren a ciertos ritos que los injustos practican para mantener a los dioses de su lado. Dioses que según los poetas son tan caprichosos y malvados como los humanos.

A lo que Sócrates responderá dando los siguientes argumentos:

  • El hombre justo es aquel que obra conforme a su naturaleza. Busca el bien, por el bien mismo, sin otro interés que este. Y como obra conforme al bien, su vida es buena, y lo bueno es dichoso.
  • El injusto, al obrar contra la naturaleza, no solo se perjudica a él, sino también al otro. Por ende, cometer una injusticia es incomparablemente peor que cometerla.
  • La vida del injusto es la más desdichada. Ya que si la del justo es dichosa por obrar conforme a la virtud, posee la perfección, que lo hace bueno. Todo aquel que actúa conforme al bien, vive bien, feliz. El injusto carece de la virtud, por ende es imperfecto, y la imperfección es inferior a la perfección, es mala y despreciable. Aquel que obra mal, vive mal y una vida mala es una vida desdichada, infeliz. Sócrates dice que el hombre alcanza su bien cuando busca el bien del otro, y al contrario se perjudica cuando busca perjudicarlo.
  • Con respecto a este último punto, Sócrates dirá que el Dios, es incapaz de la injusticia. Ya que, si decimos que los dioses son perfectos, y el mal es una imperfección. Entonces son incapaces de obrar mal y apoyar al injusto. Si lo bueno es lo perfecto entonces los dioses son buenos y causa de bien para los hombres.

Aquí la filosofía pagana, nos demuestra lo que después en el cristianismo nos sería confirmado. El hombre busca su felicidad y la obtiene obrando conforme al Bien, que es la Voluntad Divina. El justo es aquel que es dichoso, conforme con su naturaleza y el injusto es el desdichado que reniega de su naturaleza dada por Dios.

Por Daniel Francisco Sabio para el Blog de Jóvenes de Miles Christi

 

Este Blog de Jóvenes Miles Christi quiere promover la Fe a través de la reflexión, teológica, filosófica, histórica y el arte.

Miles Christi no se hace responsable por el contenido de los artículos. Para escribir en el Blog de Jóvenes de Miles Christi, enviá tu artículo a este mail: frgonzalov@mileschristi.org

No te pierdas los Videos de Miles Christi https://www.youtube.com/channel/UCPNdjkRpNsxTAC46NSqLMfA

Para conocer más actividades de Miles Christi  https://www.mileschristi.org.ar/

https://www.mileschristi.org.mx/