Meditaciones de Cuaresma – Día 9

Por Miles Christi

Jueves de la 1ª semana de Cuaresma

Día 9   –   Meditación del 25 de Febrero

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Recordamos a Santo Toribio Romo González, mártir mexicano y honor de estas tierras. Qué el Señor sepa repetir a cien años de la gesta cristera ¡sacerdotes todo fuego!
  2. Solía repetir Santo Toribio: “Señor, no me dejes ni un día de mi vida sin decir la Misa, sin abrazarte en la Comunión”. También el compromiso de la Misa diaria es de provecho para los laicos. Incluso sería un buen propósito cuaresmal: ir a Misa durante toda la Cuaresma. Y si por covid no es posible, hacer sin falta la Comunión Espiritual (Oraciones pág.21).
  3. Toribio como la Reina Ester supo defender los derechos de Cristo Rey. Ésta suplicante oró: “Ayúdame ahora a mí, porque no tengo a nadie más que a ti, Señor” (Est 4,17t gr).
  4. El Señor escuchó la oración de Ester, imagen de María Santísima, quien logra salvar al pueblo judío.
  5. Jesús mismo (Mt 7,7) nos recuerda el poder de la oración. “Pidan y se les dará”. Pidamos ahora lo que necesitamos para salvarnos y santificarnos.
  6. Pero, ¿no es cierto que pedimos y no alcanzamos? Sí, no alcanzamos lo que a nosotros nos gustaría, pero alcanzamos lo que Dios quiere que saquemos de cada oración. ¡No hay razón para jamás desanimarnos!
  7. Fórmula: oración + renuncia = virtud: “El camino a través del desierto cuaresmal es un tiempo propicio en nuestra vida para apagar la televisión y abrir la Biblia; para desconectarnos del celular y conectarnos al Evangelio; para renunciar a tantas palabras y críticas inútiles para estar más tiempo con el Señor, y dejar que transforme nuestro corazón” (Papa Francisco).
  8. Santo Toribio se dedicó a la reforma de costumbres como lo aconsejaba otro gran sacerdote, San Juan Leonardi. Estos consejos sirven a todos, a nuestros hogares:

“Los que quieren reformar costumbres deben, en primer lugar, buscando la gloria de Dios por encima de todo, [oración como ester] esperar y pedir la ayuda, para un asunto tan arduo y saludable, de aquel de quien procede todo bien. Luego, [ejemplo como ester] han de presentarse ante los ojos de aquellos a quienes se desea reformar como un espejo de todas las virtudes y como lámparas puestas sobre el candelero, de tal modo que, por la integridad de su conducta y con el resplandor de sus costumbres, alumbren a todos los que están en la casa de Dios; y así, [prudencia como ester] más que obligar, inciten con suavidad a la reforma, no sea que se busque en el cuerpo, lo que no se halla en la cabeza, pues así vacilaría la estabilidad y el orden de toda la familia del Señor.”

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!