Meditaciones de Cuaresma – Día 38

Por Miles Christi

Día 38   –   Meditación del 26 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Tradicionalmente el Viernes de la 5ª Semana de Cuaresma se conmemora a la Virgen al Pie de la Cruz, Iuxta Crucem Domini, bajo la Cruz del Señor, o sea, meditamos el Quinto Dolor del Rosario de la Mater Dolorosa (Jn 19,25).
  2. Dios quiso que al pie de la Cruz de Su Hijo estuviera también su Madre compartiendo la Pasión de Su Hijo. Eso es un hecho teológico indubitable. Y esto a nosotros nos conmueve muy íntimamente.
  3. Pidamos a la Mater Dolorosa que nos enseñe a participar cada día más de los frutos abundantes de la Redención de su Hijo. La devoción a la Mater Dolorosa ayuda a eso.
  4. Se le aplica un versículo de Baruc: Que nadie me desprecie al verme viuda y abandonada de todos. Estoy sola por los pecados de mis hijos, que se apartan de la ley de Dios” (Ba 4,12). María está sola por los pecados de sus hijos. ¡Para meditar!
  5. A la Pasión de Cristo, tenemos la Compasión de María; a la Muerte de Cristo, tenemos el Martirio de María.
  6. La Mater Dolorosa cooperó en el negocio más grande de la humanidad: sacarle las almas a Satanás y llevarlas a Dios. Cuánto para agradecer a María.
  7. La Mater Dolorosa se asoció a la Redención de su hijo. No quiso quedarse fuera de este Misterio. Asociarse es ser parte de los dolores de Jesús. De hecho, en el Gólgota su rostro ¿qué transmitía? ¿no se la veía lacrimosa, dolorosa, doliente, adolorida?
  8. Es que mucha gente habla que ‘ama a otro’… pero después vemos que no era verdadero amor porque pasa un tiempo y ya está con otra persona… Concluimos:

La verdadera prueba del amor a alguien se da en el sufrimiento por el amado. Por tanto, la Madre de Jesús se ganó el título de “la que amó a su Hijo” estando asociada al Dolor de Su Hijo en las veinte últimas horas de la vida de su Hijo.

      Y eso nos cautiva: descubrimos que “María AMA a Jesús”. Tenemos prueba apodíctica. Ya Ella es nuestro modelo de amor a Jesús, ¡y qué modelo!

  1. “¿Quién no podría contristarse, al contemplar a la piadosa Madre, doliente con su Hijo?” (Stabat Mater, 6ª estrofa).

Pensamiento Josefino, 26. Dios no quiso que José pudiese ver a su Esposa partida de dolor en el Gólgota. Pero nos preguntamos ¿qué hubiese pensado José si hubiese sido parte de esa escena? Is 53,3 habla de “varón de dolores” que es prefiguración del Mesías en sus dolores. ¿Por qué no pensar que sería José? ¡Amor no le faltaba!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi