Meditaciones de Cuaresma – Día 37

Por Miles Christi

La Anunciación del Señor

Día 37   –   Meditación del 25 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. La Cuaresma se vuelve a interrumpir, se cortan las austeridades y súplicas penitentes para celebrar el evento que inicia la transformación del mundo y el cosmos: la Encarnación de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad en el seno virginal e intacto de María de Nazareth.
  2. Colocada esta Solemnidad a nueve meses de celebrar Su Nacimiento es signo del espíritu ciento por ciento provida de nuestra fe católica. En el seno de María desde hoy no existe “un mero proyecto de hombre”, “una masa informe de tejido”. Hay vida humana. El Invitatorio reza: Verbum caro factum est: veníte, adorémus. El Verbo se hizo carne : venid, 
  3. Recemos hoy mucho para que se acabe el aborto en el mundo.
  4. Es día de festejo a Jesús, pero –notemos– Dios lo quiso gracias a María. Por eso se llama de la Anunciación del Señor ¿a quién? A María, porque hoy María dio su “fiat” su “génoito”, su “hágase” (Lc 1,38) al plan de Dios sobre Ella y sobre el mundo. ¡Agradezcamos a María su generoso !
  5. Imitémosla. A diario Dios nos inspira cosas altas y santas.
  6. El Prefacio del día tiene a María por protagonista:

(a) que primero acogió a Jesús por la fe. Es la fe de María el origen de la salvación: “María concibió en su seno con la semilla de su palabra fiel” (Himno latino Agnóscat omne).

En un mundo ofuscado pidamos hoy a Jesús, por María, el don de la fe.

(b) que luego llevó a Jesús en sus purísimas entrañas. Es la maternidad de María el principio de nuestra salvación: “al que el orbe entero no puede contener, las entrañas de una doncella llevan” (Ibid.).

      También pidamos a Jesús que su Madre, a la que Él entre todas eligió –y por algo será–, no se olvide de nosotros.

  1. El Salmo Responsorial y la Segunda Lectura expresan el espíritu que trae este Niño Encarnado al mundo: “Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad(Sal 39(40),8). Verso que comenta Hebreos: Dios proscribe los antiguos sacrificios para que el Verbo realice el Sacrificio por el que “todos quedamos santificados” (Hb 10,10). Ciertamente, este Sacrificio se realizará en la próxima Semana, la

Pensamiento Josefino, 25. María entiende que el ángel no desea que relate lo ocurrido ni a su Esposo José. Habrá sido duro para Ella este silencio. Mientras, el ángel preparó una Anunciación a San José por medio de un sueño (Mt 1,20-24). Celebremos también el de José al ángel, un que implicaba una responsabilidad, que él cumplió perfectamente.

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi