Meditaciones de Cuaresma – Día 33

Por Miles Christi

Quinto Domingo de Cuaresma

Día 33   –   Meditación del 21 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Con este Quinto Domingo de Cuaresma ya la cercanía a la Semana Santa se va mostrando más nítida. Y cercanía a Semana Santa quiere decir cercanía a Cristo. Porque “no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (Papa Benedicto XVI).
  2. Por ello ya cubrimos en los templos las imágenes de los santos, para mostrar la centralidad del misterio de Cristo. En efecto, el primer Santo fue, es y debe ser Jesús de Nazareth. Y a nivel personal, ¿cuántas vidas de Cristo leímos en nuestra vida en comparación a vida de santos?
  3. Los prefacios ya no son los de Cuaresma sino el que habla de La Virtud de la Cruz, es decir, la Fuerza de la Cruz. Es que iniciamos propiamente La Pasión del Señor. De hecho en el Evangelio de hoy Jesús proclama: “Ha llegado la hora de que el Hijo del hombre sea glorificado” (Jn 12,23). “Los que no quieren a Cristo no saben lo que quieren” (S. Felipe Neri).
  4. El 5° Domingo de Cuaresma en el Ciclo B medita sobre la gloria de la Cruz, que no es más que un tema bien Miles Christi.
  5. “No hay mejor leña para encender el fuego del Amor Divino que el Santo madero de la Cruz” (S. Ignacio de Loyola).
  6. San Juan Pablo II exhortaba al clero: “¿Por qué nuestro testimonio resulta a veces vano? Porque presentamos a un Jesús sin toda la fuerza seductora que su Persona ofrece; sin hacer patentes las riquezas”. ¿De qué riqueza se puede hablar de Cristo si no es de la “riqueza de la gloria” (Rm 9,23) de las que San Pablo relaciona con su Cruz?
  7. Jesús afirma que llegó la hora de que el grano de trigo sembrado en la tierra muera, sea fecundo. “Si muere, producirá mucho fruto” (Jn 12, 24). Asocia Jesús la idea de muerte con la idea de vida, fruto, fecundidad. Nuestra próxima Semana Santa debe ser vivida con ese espíritu: más que verla como penitencias a llevar mirémosla más profundamente como fecundidad que vamos a recibir.
  8. Está llegando el juicio de este mundo [la Cruz]; ya va a ser arrojado el príncipe de este mundo [Satanás](Jn 12,31), y sigue:

Cuando yo sea levantado de la tierra [levantado en la Cruz], atraeré a todos hacia mí [los llenaré con mi Sangre]”.

Pensamiento Josefino, 21. José fue también ese grano de trigo, rico en alimento, sembrado en la tierra, una tierra rodeada de la mejor compañía, que murió para ser fecundo. En efecto, cuando Jesús ya haya crecido participará junto con su Madre del tránsito de José, para qué José al morir produzca mucho fruto. Sí, la devoción a José nos trae mucho fruto.

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!