Meditaciones de Cuaresma – Día 30

Por Miles Christi

Jueves  de  la  4ª semana  de  Cuaresma

Día 30   –   Meditación del 18 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Se conmemora hoy a San Cirilo de Jerusalén, el Padre de la Iglesia que en sus Catequesis enfatizó la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía, la realidad de la Iglesia Católica. ¡Amemos nuestros orígenes! Recordemos dos citas suyas:
  • “Ayunamos y nos abstenemos del vino y de la carne, no por horror, como si fueran cosas malas, sino porque esperamos que en recompensa de privarnos aquí de un alimento agradable a los sentidos, gozaremos en el Cielo de un alimento divino”.
  •   “Que la Cruz sea tu gozo no solo en tiempo de paz. También en tiempo de persecución has de tener la misma confianza en la Cruz. De lo contrario, serías amigo de Jesús en tiempo de paz y enemigo suyo en tiempo de persecución”.
  1. Moisés trató de aplacar al Señor” (Ex 32,11). No era para menos: los judíos en la base del Monte Sinaí adoraban al becerro de oro. Pero Moisés intercedió delante de Yahvéh para suplicarle que no castigue a su pueblo. ¡Y lo logró! Jesús es nuestro gran intercesor. Siempre y en todo.
  2. Gran misterio: Dios recibe con agrado la mediación reconciliadora de Moisés, de Jesús, y luego –a la luz de Cristo– de tantos santos que a lo largo de los siglos han pedido a Dios que se apiade de un pueblo tan pecador. En Cuaresma tradicionalmente ¡hemos de ser los nuevos Moisés pidiendo a Dios que se apiade de tanto pecado que hoy comete la humanidad! “Perdona, Señor, las culpas de tu pueblo” (Salmo Responsorial del día, Sal 103, 3).
  3. Los judíos buscan maneras para condenar a Jesús, y el Señor les dice: “Ustedes estudian las Escrituras pensando encontrar en ellas vida eterna; pues bien, ellas son las que dan testimonio de mí” (Jn 5,39). Ciertamente, las profecías del Antiguo Testamento, los milagros, las enseñanzas, todo era revelador de la grandeza de Jesús. Pero cuando uno no quiere ver ni aceptar, nada es suficiente.
  4. Ustedes no me han recibido; si otro viniera en nombre propio, a ése sí lo recibirán” (Jn 5,43). Se sigue esto repitiendo hoy día. Mucha gente está mucho más propensa a creer en cosas muy dudosas y sin ningún fundamento…, que a Jesús y a sus enseñanzas eternas perpetuadas en la Iglesia. Imitemos a María: su fe le abre la llave para que en premio le envíe al Mesías a su seno.

Pensamiento Josefino, 18. En las Vísperas de la Solemnidad de San José sigamos el consejo del Faraón: “Ite ad Ióseph–Id a José: haced lo que él os diga(Gn 41,55). ¡Qué curioso! Son las mismas palabras de su Esposa en las Bodas de Caná invitándonos a ir a su Hijo Jesús. Es que yendo a José estamos yendo a Jesús. ¡Vayamos a José!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!