Meditaciones de Cuaresma – Día 28

Por Miles Christi

Martes de  la  4ª semana de Cuaresma

Día 28   –   Meditación del 16 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Recordemos cómo en la Cuarta Semana la liturgia ya habla más de Cristo y menos “de nosotros”, es decir, de nuestras penitencias. Es que se supone que ya nos han purificado lo suficiente en las tres primeras semanas y que ahora llega lo más rico de la Cuaresma: ¡Jesús mismo!
  2. Todos ustedes… los que no tienen dinero, vengan y beban con alegría” (Antífona de Entrada; cf. Is 55,1). Con este hermoso símbolo Isaías quiere recalcar que la salvación de Dios no puede comprarse con dinero, es siempre un regalo del Cielo, y además inmerecido por parte nuestra.
  3. A decir verdad, ¿qué dinero del mundo sería suficiente como para comprar la felicidad eterna del Cielo?
  4. El Profeta Ezequiel dedica largos capítulos a la visión del nuevo Templo (c.40–48), imagen de la restauración o purificación judía y hoy lo presenta esplendoroso en frutos. En Cuaresma destruimos nuestro antiguo Templo o vida, para construir el nuevo y puro como el de Ezequiel, ¡para invitar luego a Cristo resucitado!
  5. El templo miraba hacia el Oriente” (Ez 47,1). Antiguamente las iglesias se construían hacia el Oriente para que al celebrar la Misa tanto sacerdote y fieles miren allí y reciban a Cristo, “oriens ex alto” (Lc 1,78). Detalles arquitectónicos que reflejan mucha fe en Cristo.
  6. Mi templo, es decir, mi vida, debe mirar hacia el Oriente, hacia donde Cristo viene. Todo es un ir a Él. “Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin” (Ap 21,6).
  7. Del Templo de Ezequiel brota vida que se transforma en río de agua que produce árboles, hierbas y frutos que serán para los hombres comida y medicina. De la misma manera, quien se deja llenar de Dios y permite en su interior que Cristo construya Su Templo “dará frutos nuevos cada mes” (Ez 47,12). Tendrá todo. “Quien a Dios tiene nada le falta: sólo Dios basta” (Santa Teresa de Jesús).
  8. En la piscina de Betesda Jesús hace la curación del paralítico en sábado lo que escandalizará a los judíos. Jesús muestra su completa supremacía ante la Ley Judía. Muchas veces se ponen las leyes del mundo por encima de Jesús, como si al legalizarse el aborto o la mariguana ya eso está bien. No. Jesús por encima de toda ley humana siempre enseñándonos lo que incluso es bueno al hombre.

Pensamiento Josefino, 16. Jesús cura en Betesda y nos recuerda que seguramente María habrá llevado a José a que visite aquel lugar (porque la tradición señala dicho lugar como el del Nacimiento de María). Imaginemos ambos, visitando la piscina…, con tanto amor mutuo. ¡José, une hoy a los esposos, muy indisolublemente!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!