Meditaciones de Cuaresma – Día 27

Por Miles Christi

Lunes de  la  4ª semana de Cuaresma

Día 27   –   Meditación del 15 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Desde hoy las lecturas evangélicas feriales comienzan a centrarse en el misterio de Cristo y para ello se medita al Evangelista San Juan, libro culmen de la Sagrada Escritura. Esto significa que ya nos vamos metiendo más en el misterio de la Pasión, y en Su Protagonista.
  2. ¡Qué emoción! Quien ama a Cristo quiere unirse en su misterio de dolor porque no es más que misterio de amor.
  3. Los capítulos finales de Isaías pueden ser leídos en clave de Pascua: “Voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva” (Is 65,17) profetizan. San Pablo la llamaba “nueva creación” (2Co 5,17). Ojalá esto ocurra en nuestra vida espiritual. Ojalá que todas nuestras meditaciones cuaresmales rompan el Cielo para que de allí nos llegué tal gracia redentora que nos haga santos.
  4. Sería lindo meditar todo el texto entero de Isaías 65,17-21. Y, como decíamos, leerlo en clave interior: implorando que todo lo que augura allí simbólicamente ocurra efectivamente en nuestra vida espiritual en la Pascua 2021.
  5. El llanto nos visita por la tarde; por la mañana el júbilo” (Sal 30(29),6). La Biblia suele usar simbólicamente los momentos del día para darles un sentido espiritual. La tarde es la Cuaresma, y en ella lo que debe destacar es el llanto, es decir, mi oración penitente, mi sacrificio personal, mi caridad fraterna. Vivamos bien la tarde con la confiada certeza que por la mañana nos visitará el júbilo.
  6. El Salmo Responsorial de hoy continúa: “Convertiste mi duelo en alegría” (v.12). Sí, en cierto sentido, Cuaresma es duelo, pero la sana espiritualidad católica y los santos en Cuaresma se desmarcan de una visión “depresiva” de la Cuaresma, como si sólo se vive si se hacen “récords” de ayuno y renuncias. La prudencia debe regir este tiempo para conservar su espíritu. “Lava tu cabeza” (Mt 6,17), amonesta Jesús al que hace ayunos, como si dijese, ‘no lo vivas como algo deprimente’. Le quitaríamos su fruto.
  7. El hijo del funcionario real, que era pagano, cree en Jesús (Jn 4,43-54). Confía que Jesús tiene el poder para curar a un enfermo a distancia. A veces nosotros creyentes parece que tenemos menos fe que otros que no lo son.
  8. Jesús cura a distancia y prueba que es Dios. Estamos en el camino correcto al dirigir esta Cuaresma hacia Él.

Pensamiento Josefino, 15. ¿Habrá visto José milagros realizados por su Hijo divino? Es algo que no sabemos; se puede pensar que sí o que no. Lo que sí es cierto es San José no los necesitaba. Ojalá no necesitemos milagros y tengamos una fe en Cristo, firme, “sobre roca” (Mt 7,24).

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!