Meditaciones de Cuaresma – Día 25

Por Miles Christi

Sábado  de  la  3ª semana de Cuaresma

Día 25   –   Meditación del 13 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. La Oración Colecta menciona que logremos gozar de la plenitud de los frutos de los sacramentos pascuales. Es emocionante como la liturgia tiene ese detalle impresionante de ir lentamente avanzando, mostrando, o mejor dicho, prometiéndonos de a poco eximios dones divinos. Estamos verdaderamente en una vía cuaresmal. ¡A no descarrilarse! ¡A ir descubriendo lo que se avecina!
  2. Sepamos, asimismo, apreciar la liturgia. Saquémosle el jugo. Por ejemplo, a estar atento en Misa a las Oraciones Colectas. Permite hacer de nuestra oración no mera piedad sino también sacrificio de la inteligencia, más humano-divino.
  3. En este sentido Oseas nos exhorta hoy: “esforcémonos por conocer al Señor” (Os 6,3). Conocer tiene varios sentidos. En Tomás de Aquino es enriquecer la inteligencia con la Verdad divina. ¡Y tanto lo necesitamos en este mundo en donde la ideología ofusca la Verdad! Demos tiempo a saber las razones por las que somos católicos, no “católicos culturales” sino católicos por amorosa adhesión.
  4. En Ignacio de Loyola “conocer” es “gustar las cosas internamente”. Es como un conocer del corazón, un conocer que mueve a mi ser a “alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor” (Ejercicios Espirituales [23]). A eso nos lleva este ejercicio de la meditación diaria.
  5. De allí también en Ignacio la insistencia en los retiros anuales, no orientados a conocer gnoseológicamente nuevas verdades, sino a adentrar las conocidas y sellarlas en pacto amante de corazón humano a Corazón Divino.
  6. Oseas también nos previene ante una religiosidad sin constancia: Efraín y Judá tienen un amor que es “nube mañanera… rocío matinal que se evapora” (Os 6,4). Es una gracia que a diario hemos de pedir y pedir: que podamos mantener “el tono muscular” de nuestras oraciones. ¡Que el fervor no se evapore! Ni los frutos de este tiempo.
  7. Jesús hoy nos regala una parábola dirigida a “algunos que se tenían por buenos y despreciaban a los demás” (Lc 18,9). Nos preguntamos si existe fórmula más grave al alma que ésta: Soberbia + Desprecio al prójimo. Para combatirla:
    1. mucho conocimiento personal (lleva a la humildad)
    2. mucha empatía (meterse en el otro lleva a la generosidad)

Pensamiento Josefino, 13. Humildad y empatía describen al Señor San José. Signo genuino e irrefutable de humildad es no querer sobresalir, como enseñan las Letanías de la Humildad (Oraciones #42). Característica eminente de San José es su discreción, ser parte del plan redentor “detrás del telón”. ¡Cuánto para aprender!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!