Meditaciones de Cuaresma – Día 23

Por Miles Christi

Jueves  de  la  3ª semana de Cuaresma

Día 23   –   Meditación del 11 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. En la Oración Colecta pedimos a Dios que nos dé la gracia de una mejor preparación a “la fiesta que nos trae la salvación”. En efecto, los días van pasado y ¡ya hemos pasado la mitad de la Cuaresma!
  2. Siguiendo este camino de Salvación que Dios nos ofrece, el profeta Jeremías hace un llamado a la fidelidad a Dios y caminar “por el camino que Él nos mostrará para que nos vaya bien” (Jr 7,23). Para eso prestemos oídos a Sus palabras y andemos según Su corazón, no según un “corazón obstinado” (v.24) como lo hacía el pueblo de Israel.
  3. Implica exquisita fidelidad al querer de Dios, que lo aceptaríamos más gratos si entendiésemos ser siempre para nuestro bien. Meditemos de nuevo: es “el camino… para que nos vaya bien” (v.23).
  4. A ello apuntan los sacrificios en Cuaresma. Fortalecen nuestra voluntad, para que sea conforme a la voluntad y al corazón de Dios. ¿Somos “un hombre según Mi corazón, que realizará todo lo que yo quiera”? (Hch 13,22).
  5. “No endurezcan su corazón” (Sal 95,7-8). Ezequiel habla de dos posibles corazones: de piedra y de carne. ¡Él puede cambiar nuestro corazón de piedra por un corazón de carne! (Ez 36,26).Todavía es tiempo” dice el Versículo antes del Evangelio. Sí, ¡lo es!
  6. Además es tiempo de estar del lado de nuestro Señor: “el que no está conmigo, está contra mí” (Lc 11,23). Tiempo de permanecer fieles a la Iglesia. Muchas doctrinas que no están con el Señor se van desgraciadamente expandiendo en nuestra cultura actual. Nosotros, permanezcamos fieles a Él, a su doctrina de siempre.
  7. Dice San Ignacio de Loyola, un hijo de la Iglesia: “la obediencia entraña un sacrificio parecido al martirio, aquellos que, por un generoso esfuerzo, se resuelven a obedecer, ganan grandes méritos”.
  8. La Mater Dolorosa ganó el título de Virgo fidélis, Virgen fiel porque se entregó con amor a la obediencia del Padre sobre su Hijo: “lo que Eva perdió por desobediencia, María lo salvó con la obediencia” (San Ireneo). María, haznos fieles, ¡en todo momento!

Pensamiento Josefino, 11. Otro grande hubo que se destacó en la fidelidad y entrega a Dios, aún cuando no entendía. Es el Señor San José. Así como Dios elige en el Antiguo Testamento a David: “Yahvé se ha buscado un hombre según su corazón” (1S 13,14) así también en el albor de salvación Dios supo elegir a alguien más grande que David y que cualquier otro santo. ¡Sabemos quién es!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!