Meditaciones de Cuaresma – Día 22

Por Miles Christi

Miércoles  de  la  3ª semana de Cuaresma

Día 22   –   Meditación del 10 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. La Ley como camino seguro para asegurar nuestros pasos conforme a Dios es el tema a meditar hoy. Sí, la Ley es un verdadero regalo divino porque nos guía a la vida eterna. ¡Luz clara en tanta confusión del mundo!
  2. Señala Moisés cómo la práctica de estos preceptos permite “tomar posesión de la tierra que el Señor… te va a dar” (Dt 4,1), la Tierra Prometida, aquella de la que “mana leche y miel” (Ex 3,17). Creo que nunca hay que olvidarlo. Porque a veces nos quedamos demasiado pensando en “la carga” que implica la práctica de los mandamientos en sí y olvidamos qué logramos con ello: la vida eterna.
  3. Los demás pueblos –continúa Moisés– pondrían sus ojos en Israel y se admirarían especialmente en torno a la cercanía de Yahvéh: “cuál otra nación hay tan grande que tenga dioses tan cercanos como lo está nuestro Dios, siempre que lo invocamos?” (Dt 4,1.9). Se revela a un Dios que tiene como grandeza estar con el hombre. ¡Dios quiere estar cerca nuestra! Meditemos.
  4. El Papa Benedicto XVI ha comentado muchas veces este texto: “No es un Dios que está en el Cielo, desinteresándose de nosotros y de nuestra historia, sino que es el Dios que viene”. “Nuestro Dios no es un Dios lejano, intocable en su Bienaventuranza. Nuestro Dios tiene un corazón; más aún, tiene un corazón de carne”.
  5. La tradición ha sabido interpretar esa cercanía de Dios en clave eucarística. Efectivamente Dios está bien cerca nuestra. En nuestras Parroquias, en las Capillas de Adoración. Más aún no sólo está cerca… está en nosotros al comulgar. ¡Admiremos lo más grande de nuestra fe!
  6. Jesús viene a dar plenitud a la Ley; que quien quebrante los pequeños preceptos será el menor en el Reino de los Cielos. ¿Qué preocupación tenemos por los pequeños preceptos?
  7. La Mater Dolorosa no omitió nada de este Amor, por eso Ella ahora se sacia de gozo en la Presencia de su Hijo (Sal 16,11).
  8. Además Jesús vino a darnos el mandamiento mayor, el mandamiento del Amor: “que se amen los unos a otros como yo los he amado” (Jn 15,12). ¡Cumpliendo este solo precepto cumplimos todos! Es el mayor de todos: “buscad la caridad” (1Co 13,13-14).

Pensamiento Josefino, 10. ¿Quién mejor que José que cumplió la Ley en plenitud, más aún el mandamiento del Amor? ¡Cuánto amor habrá recibido de Jesús y María! Cuánto habrá aprendido de ellos el amor nuevo que a nosotros nos toca vivir. Ciertamente en José tenemos modelo acabado y recordado en la Biblia al decir que es “justo” (Mt 1,20).

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!