Meditaciones de Cuaresma – Día 21

Por Miles Christi

Martes  de  la  3ª semana de Cuaresma

Día 21   –   Meditación del 9 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. La conmiseración vuelve a ser hoy centro de nuestra meditación. “No apartes de nosotros tu misericordia” (Dn 3,35) suplica el profeta Daniel y no se ve defraudado. De hecho, Dios vela por él en todo momento. También lo hace por cada uno de nosotros.
  2. Estamos humillados por toda la tierra, a causa de nuestros pecados” (v.37), destaca en Daniel la sinceridad en su expresión. Los corazones sinceros son la debilidad del Corazón de Jesús. Dios rechaza espíritus dobles y la mentira.
  3. El Señor “indica a los pecadores el sendero, guía por la senda recta a los humildes” (Sal 25,8-9). San Agustín nos enseña cómo debe ser nuestro sendero: “no hay otro sendero para buscar y hallar la verdad que el que ha sido trazado por Él…; y digo que el primer camino es la humildad, y el segundo, la humildad, y el tercero, la humildad”.
  4. En la Parábola del Evangelio de hoy Jesús nos invita a examinarnos con mucho cuidado. Ojalá que no seamos como aquél de la Parábola.
  5. El servidor de la Parábola suplica: “Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo” (Mt 18,26). Lo mismo decimos en la Confesión y Dios se compadece de nosotros, nos perdona. Lo que Dios hace con nosotros nos compromete delante del prójimo. Es hipocresía suplicar de rodillas perdón a Dios y no darla en la vida.
  6. Esta doctrina para Jesús es tan importante que la incluye como una especial petición en el Padre nuestro: “Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a quienes nos ofenden” (Mt 6,12). Revisémonos especialmente en esta Cuaresma para erradicar este vicio si aún lo tenemos.
  7. Los santos se destacan en esta coherencia. Tanta caridad derramada hacia el prójimo toca las fibras más íntimas del Salvador. “La caridad para con Dios se mide por la caridad que se tiene con el prójimo, y ésta roba el Corazón del Señor… y el de las criaturas también” (Madre Maravillas de Jesús).
  8. “Setenta veces siete” es el límite para nuestro perdón al prójimo. Es decir, ¡sín límite! Siempre debemos perdonar cuando nos lo piden. Y tengamos aprecio de que el otro reconozca su falta, alegrémonos en el corazón.

Pensamiento Josefino, 9.  Como carpintero, San José habrá recibido muchas injusticias, desprecios, burlas, habrá sido incomprendido, pero en él su corazón misericordioso habrá primado contra todo aquello. En todo caridad. En todo espíritu de perdón. En todo santidad. San José, ciertamente fue espejo de paciencia. Cuánto para aprender.

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi