Meditaciones de Cuaresma – Día 19

Por Miles Christi

Tercer Domingo de Cuaresma

Día 19   –   Meditación del 7 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Hoy la antífona de entrada reza: “Mis ojos están siempre fijos en el Señor” (Sal 25,15). Ya estamos en la tercera semana, ya nos vamos aproximando a estar más cerca de Jesús. La Cuaresma que inicia penitencial se va transformando en una meditación y en una cercanía con Jesús, continuemos con los ojos fijos en Él.
  2. San Pablo en la segunda lectura del día de hoy nos empuja a la locura por Cristo. “Sé un loco de amor, sé un santo, chíflate por Cristo, sólo para esto sirve la vida” (San Alberto Hurtado).

(a) Sí, seamos locos como Cristo, celosos de cuidar Su casa, Su templo en nosotros, que sólo Él ocupe nuestro interior. “Quiten todo de aquí y no conviertan en un mercado la casa de mi Padre” (Jn 2,16), morada de la Santísima Trinidad.

(b) Y también seamos celosos del Templo donde habita Él en la Sagrada Eucaristía. Demos a nuestro Señor la reverencia debida frente al Sagrario. Reconozcamos la Presencia Real de Jesús, adorémoslo y recibámoslo con mucho amor.

“Si descuidáramos la Eucaristía, ¿cómo podríamos remediar nuestra indigencia?” (San Juan Pablo II).

(c) “El Misterio eucarístico –sacrificio, presencia, banquete –no consiente reducciones ni instrumentalizaciones; debe ser vivido en su integridad. El ‘tesoro’ es demasiado grande y precioso” (San Juan Pablo II).

Jesús fue firme en rechazar toda desacralización: “haciendo un látigo con cuerdas, echó a todos fuera del Templo” (Jn 2,15). Vivamos su espíritu pues el Templo, “el lugar que pisas es suelo sagrado” (Ex 3,5).

No hay peligro de exagerar en la consideración de este Misterio, porque “en este Sacramento se resume todo el misterio de nuestra salvación” (Santo Tomás de Aquino).

  1. ¡Dichosos los que viven en tu casa y pueden alabarte siempre! (Antífona de la Comunión). Dichosos somos también nosotros de tener la gracia de poder ir a Misa, de tener Capillas de Adoración al Santísimo, de que Cristo esté presente entre nosotros en cada Templo para adorarlo.

Por eso la liturgia debe mantener su natural sacralidad, con ella damos gloria a Dios, vamos al encuentro con Él y reconocemos nuestra pequeñez en comparación a su grandeza.

Pensamiento Josefino, 7. San José modelo de constante vida con Jesús: en Nazareth vivía siempre cercano a su Hijo. Si viviera ahora, no se apartaría del Templo para estar con Jesús, adorarlo. Sigamos el ejemplo de José, busquemos constantemente estar cerca de Jesús y adorarlo en el Santísimo Sacramento ¡aprovechemos su Presencia!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!