Meditaciones de Cuaresma – Día 15

Por Miles Christi

Miércoles  de  la  2ª semana de Cuaresma

Día 15   –   Meditación del 3 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Llegando al día 15 de Cuaresma hagamos un examen de conciencia, que nos permita retomar la vía cuaresmal más devotos.
  2. La Cuaresma, “tiempo fuerte” litúrgicamente hablando, es riquísimo en espiritualidad. Es tiempo de gracia.
  3. Preparándonos en él a la Pascua, enfatizamos ya la anchura de los dones de la Pascua, más aún, “Cristo (es) Nuestra Pascua” (1Co 5,7). Vivámosla de tal manera que atesoremos mayor fruto al llegar la Pascua.
  4. Además, en este período, identificándonos con los catecúmenos que se preparan a su bautismo, vamos reviviendo nuestro bautismo, misterio de muerte-vida. En Cuaresma enfatizando la muerte pero en perspectiva de vida: “Si el grano de trigo muere, da mucho fruto” (Jn 12,24). Es ahora el momento de hacer la inmersión de todo lo que debe desaparecer de nosotros. Ser grano que muera.
  5. En tercer lugar la Cuaresma es tiempo especial para sentirnos parte de la Iglesia militante que reza unida.
  6. Y que reza por la conversión de los pecadores. Que nos duela el pecado hecho pandemia hoy día. Y en el Rosario diario incluir con fervor la oración que nos pidió la Virgen de Fátima: “Oh, Jesús mío, perdona nuestras culpas…”
  7. La tradición cuaresmal habla de “las armas de la penitencia cristiana”: oración, ayuno y limosna (Mt 6). Fueron las armas de un Martín de Tours, un abad Antonio, un Padre Pío. ¿Cómo estamos usando esas armas?
  8. Luego de quince días de Cuaresma, ¿veo frutos de cambio verdadero? ¿Algún progreso, al menos?

Ocurre muchas veces que uno inicia entusiasmado el Miércoles de Ceniza con sus propósitos cuaresmales; y ya luego de dos semanas… Si es así, ¡retomemos hoy! “Continúo esforzándome por ver si lo alcanzo, puesto que yo mismo he sido alcanzado por Cristo Jesús” (Flp 3,12).

  1. El Himno latino de Laudes del siglo X, Iam Christe, en su 3ª estrofa expresa que hemos de entregarnos en estos días con generosidad a la remisión de nuestras faltas que aunque sean muchas, “¡maióre tuo múnere–mayor es tu perdón!”.
  2. Es que si Dios nos devolviese lo que estrictamente alcanzamos con nuestras “armas espirituales”, pues…

Pensamiento Josefino, 3. San José vivió unas cuantas “cuaresmas” en su vida, en las que mostró una generosidad sin igual. Por ejemplo, tuvo su destierro en Egipto, más largó que uno de cuarenta días. Es así modelo de penitencia cuaresmal. ¡Pidamos su intercesión para alcanzar el fruto esperado de nuestra cuaresma!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!