Meditaciones de Cuaresma – Día 11

Por Miles Christi

Sábado de la 1ª semana de Cuaresma

Día 11   –   Meditación del 27 de Febrero

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Las lecturas bíblicas para las tres primeras semanas de la Cuaresma están incisivamente elegidas para interpelar nuestro corazón en orden a la entrega. Valoremos y aprovechemos sus enseñanzas. No hay mejor fuente de espiritualidad que la Sagrada Escritura.
  2. La Oración Colecta hace eco de la enseñanza del “unum necessarium–lo único necesario(Lc 10,42) que es la doctrina de los Ejercicios Espirituales en el Principio y Fundamento [23]: en esta vida sólo hay una cosa que verdaderamente debe preocuparnos: adorar a Dios y salvarnos. Marta estaba descuidada en eso. ¿Cómo andamos?
  3. Moisés (Dt 26) recuerda al Pueblo ya pronto a ingresar en la Tierra Prometida que sólo se tiene a Dios como Señor si se cumplen Sus mandamientos. Hoy se tiende a desasociar mandamientos-amor, lo cual atenta contra el corazón de la moralidad cristiana. Como los santos, probamos verdadero amor “poniendo en práctica las obras de caridad” ( Col.). Uno se prueba con el otro.
  4. El amor a los enemigos es requisito de nuestro Señor. Consiste en desearles el bien eterno, el Cielo y su Gloria. Implica un desprendimiento de nosotros en un amor de benevolencia. A todos debe llegar nuestra caridad.
  5. El Señor eleva la exigencia en torno a la caridad pedida en el judaísmo. ¡A seguirlo si queremos ser sus discípulos!
  6. La clave la da Pedro: “No devuelvan mal por mal, ni injuria por injuria: al contrario, retribuyan con bendiciones(1P 3,9). Lo probó en su vida muriendo a gusto por Cristo, perdonando, absolviendo, amando.
  7. Dar así es lo opuesto del amor de concupiscencia, que da para recibir. “Da hasta que duela, y, cuando duela, da todavía más” (Santa Madre Teresa).
  8. En todo este tiempo de Cuaresma se recalca el dar. No se reduce a obras de caridad. Se da también incluso en la oración por los enfermos, por los difuntos, por los pecadores. Es pensar por los demás, preocuparnos por ellos, estar al servicio. Ecce adsum – ¡Aquí estoy!
  9. Quien no da queda seco de amor y al seco se lo corta (Mt 21,19). Mientras que al Cielo se va por la vía de la generosidad. Por eso San Pablo prefería retrasar su ingreso con tal de quedarse y salvar más almas para su Señor. Qué mejor que salvar almas.
  10. “Enseña el Cristo: a tu prójimo amarás como a ti mismo, | más nunca olvides que es otro. || Dijo otra verdad: Busca el tú que nunca es tuyo | ni puede serlo jamás” (Antonio Machado).

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi