Meditaciones de Cuaresma – Día 10

Por Miles Christi

Viernes de la 1ª semana de Cuaresma

Día 10   –   Meditación del 26 de Febrero

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. La Oración Colecta presenta las prácticas cuaresmales no como algo meramente optativo y voluntario sino como algo “debido” a nosotros. ¿Cómo nos estamos tomando este Tiempo? ¿Con la seriedad que corresponde?
  2. El Profeta Ezequiel (c.18) escribe en momentos en los que el Pueblo de Israel ya había vivido unos cuantos años de historia… y podrían haber caído en la tentación de despreciar los Mandamientos del Decálogo. Nos pasa a veces que al principio nos tomamos las normas muy en serio y las cumplimos…, pero pasa el tiempo y ya porque pasó el tiempo pensamos que dichas normas ya no rigen, que podemos tomarlas con “libertad”. ¡Cuidado! El tiempo transcurrido en sí mismo no deroga mandamientos y obligaciones. Seamos fieles en hacer lo que sabemos que hemos de hacer. Sin excusas o pretextos.
  3. Ezequiel trae uno de los pasajes más claros en torno al castigo merecido al pecador por sus faltas. Que si se arrepiente Dios verdaderamente perdona con mucho gusto porque “¿acaso quiero Yo la muerte del pecador?” (18,23).
  4. A su vez, enseña que el arrepentimiento implica el propósito de enmienda. No siempre al confesarnos insistimos en ese aspecto, que es esencial. Volver a Dios es proponerme un cambio de vida. Y no meramente decir “me arrepiento”. ¡Cambios, enmendémonos en este tiempo!
  5. Ezequiel deja también en claro que si el pecador no se arrepiente, pudiéndolo hacer, y contando con las gracias de un Dios bueno que quiere que vuelva a Él, entonces lo que se le espera es la muerte, “la muerte del pecador”. A veces olvidamos este elemento fundamental de nuestra fe. Al pecador no arrepentido le espera la muerte, la muerte eterna, el infierno. Es doctrina infalible, no cambia.

Sí, Dios jamás se cansará de invitarnos, de esperarnos, de llamarnos… pero todo tiene un límite, como bien lo señala el Papa Francisco: “Mi invitación a la conversión se dirige con mayor insistencia a aquellas personas que se encuentran lejanas de la gracia de Dios debido a su conducta de vida (…) Por vuestro bien, os pido cambiar de vida. Os lo pido en el nombre del Hijo de Dios que si bien combate el pecado nunca rechaza a ningún pecador… Para todos, tarde o temprano, llega el juicio de Dios al cual ninguno puede escapar” (Bula Misericordiae Vultus).

  1. Jesús en su Evangelio (Mt 6) nos invita a superar formas vacías; que el “no matarás” tiene implicancias en la vida diaria. Matamos a diario en casa con comentarios, egoísmos, mentiras. Y muchas veces es cierto cuando nos acusan “de muchas oraciones y poca caridad”. Por tanto, al orar pidamos la gracia de la “caridad familiar”.

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias a los padres de Miles Christi