Estados Unidos Miles Christi

Poco a poco Miles Christi fue creciendo y expandiéndose, primero en Argentina y luego en otras partes del mundo. Así en 1995 se abrió la casa de Roma para facilitar el estudio de teología en las universidades pontificias.

Estados Unidos se presentó como una nueva oportunidad y desafío. Se veía en esta gran Nación una gran sed de guía espiritual, especialmente entre los católicos practicantes.

En el mundo moderno, hay un gran esfuerzo por sacar a Dios de la sociedad. Esto ocurre desde hace siglos, y poco a poco, o a grandes pasos llegamos al día de hoy donde lo bueno es llamado malo y lo malo es aprobado por la ley.

Por la gran influencia de los medios la cultura de hoy es muy anti católica.

Podemos ver claramente el avance del Mal en la sociedad.

Se vive de una forma superficial y para algunos eso está bien, pero fuimos creados para algo más grande, no sólo para eso. A veces tenemos todo lo que queremos y eso nos hace sentir que estamos satisfechos y que no necesitamos nada más.

No solo se trata de que no hacemos la Voluntad de Dios, de que no queremos amar a Dios, si no que tampoco lo conocemos.

¿Cómo vamos a entender a una persona que deja todo por Dios si no creemos en Dios?

El demonio hace creer a la sociedad que no existe la Verdad. Todo es relativo: cada uno puede tener sus ideas y definir qué es el bien y qué es el mal de acuerdo a su capricho.

Y esa es la dictadura del relativismo que obliga a los otros a aceptarlo, y quien no adhiere al relativismo queda excluido de la sociedad. Es el terrorismo intelectual.

El relativismo es una manera de justificar la inmoralidad reinante.

La sociedad actualmente le teme a la verdad, no quiere conocerla, no quiere saber nada de ella porque le tiene miedo.

Hay una tentación de predicar sólo lo que la gente quiere escuchar.

Hay un problema moral detrás, porque si encuentro la verdad tengo que entregarme a ella, y eso da miedo.

En Miles Christi predicamos lo que la gente debería escuchar, que es el mensaje del Evangelio. Incluso cuando, por ejemplo, Jesús nos dijo que nos neguemos a nosotros mismos, tomemos una cruz y lo sigamos… …y mucha gente no quiere escuchar eso.

Nos demanda heroísmo permanecer fieles a nuestro Señor, a la palabra de Dios y a permanecer en estado de Gracias contra tantas tentaciones.

El 90% de las cosas que se ven en la TV y los medios de comunicación no nos ayudan a acercarnos a Dios, entonces en el desierto la única forma de sobrevivir es teniendo un oasis, lugares donde puedas ir y refrescar tu alma.