CASA DE FORMACIÓN SAN JOSÉ DE LUJÁN

De vuelta en Argentina. Miles Christi seguía desarrollándose con especial énfasis en la formación.

Miles Christi quiere tener entre sus filas un tipo de sacerdote que por un lado sea profundamente sobrenatural, que esté anclado en Dios, que tenga en Dios su criterio de fe. Pero al mismo tiempo, sacerdotes sean profundamente humanos, afables y sociales. Ambas cosas se sostienen mutuamente. Se necesita una vida profundamente sobrenatural y humana, amistosa y sociable.

El proceso de formación es entre 10 y 12 años dependiendo del estudiante. Debemos tener una formación fuerte también en lo espiritual. Todos los sacerdotes en Miles Christi buscamos tener el mismo espíritu.

Tratamos de dar una formación sólida.

Durante la formación en Miles Christi, los sacerdotes son sumergidos tanto en el conocimiento como en la vivencia de los Ejercicios Espirituales.

Dentro de este proceso se procura proveer en primer lugar conocimientos en humanidades.

Luego sigue la Filosofía, el noviciado, y entonces el candidato profesa sus votos de pobreza, castidad y obediencia. Se recibe el hábito y empiezan a estudiar Teología, y en algún momento hacen sus votos perpetuos para convertirse en diáconos y luego en sacerdotes.

Todo esto combinado es un largo periodo que si se hace realmente con convicción y seriedad da como resultado una buena preparación.