Meditaciones de Cuaresma – Día 21

Por Miles Christi

Martes  de  la  3ª semana de Cuaresma

Día 21   –   Meditación del 9 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. La conmiseración vuelve a ser hoy centro de nuestra meditación. “No apartes de nosotros tu misericordia” (Dn 3,35) suplica el profeta Daniel y no se ve defraudado. De hecho, Dios vela por él en todo momento. También lo hace por cada uno de nosotros.
  2. Estamos humillados por toda la tierra, a causa de nuestros pecados” (v.37), destaca en Daniel la sinceridad en su expresión. Los corazones sinceros son la debilidad del Corazón de Jesús. Dios rechaza espíritus dobles y la mentira.
  3. El Señor “indica a los pecadores el sendero, guía por la senda recta a los humildes” (Sal 25,8-9). San Agustín nos enseña cómo debe ser nuestro sendero: “no hay otro sendero para buscar y hallar la verdad que el que ha sido trazado por Él…; y digo que el primer camino es la humildad, y el segundo, la humildad, y el tercero, la humildad”.
  4. En la Parábola del Evangelio de hoy Jesús nos invita a examinarnos con mucho cuidado. Ojalá que no seamos como aquél de la Parábola.
  5. El servidor de la Parábola suplica: “Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo” (Mt 18,26). Lo mismo decimos en la Confesión y Dios se compadece de nosotros, nos perdona. Lo que Dios hace con nosotros nos compromete delante del prójimo. Es hipocresía suplicar de rodillas perdón a Dios y no darla en la vida.
  6. Esta doctrina para Jesús es tan importante que la incluye como una especial petición en el Padre nuestro: “Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a quienes nos ofenden” (Mt 6,12). Revisémonos especialmente en esta Cuaresma para erradicar este vicio si aún lo tenemos.
  7. Los santos se destacan en esta coherencia. Tanta caridad derramada hacia el prójimo toca las fibras más íntimas del Salvador. “La caridad para con Dios se mide por la caridad que se tiene con el prójimo, y ésta roba el Corazón del Señor… y el de las criaturas también” (Madre Maravillas de Jesús).
  8. “Setenta veces siete” es el límite para nuestro perdón al prójimo. Es decir, ¡sín límite! Siempre debemos perdonar cuando nos lo piden. Y tengamos aprecio de que el otro reconozca su falta, alegrémonos en el corazón.

Pensamiento Josefino, 9.  Como carpintero, San José habrá recibido muchas injusticias, desprecios, burlas, habrá sido incomprendido, pero en él su corazón misericordioso habrá primado contra todo aquello. En todo caridad. En todo espíritu de perdón. En todo santidad. San José, ciertamente fue espejo de paciencia. Cuánto para aprender.

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi

Meditaciones de Cuaresma – Día 20

Por Miles Christi

Lunes  de  la  3ª semana de Cuaresma

Día 20   –   Meditación del 8 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. La Oración Colecta del día recuerda que no hay salvación fuera de El Señor. Esto experimentó el general Naamán finalmente: constata cómo los dioses sirios no logran lo que sí puede Yahvéh. Es el único “que da la vida” (Sal 42,2).
  2. El profeta Eliseo cura a Naamán no sólo de su lepra sino también y principalmente de su incredulidad. Éste creía que para curar Yahvéh tenía que hacer cosas complicadas. Es una visión humana de Dios. Pero en sí con un soplo podría curar todas las dolencias de los leprosos juntos. ¡A Dios no hay que verlo con ojos humanos! Justamente ¡es Dios!
  3. A veces somos como Naamán. Creemos que las soluciones para nuestras vidas tienen que ser complejas y sospechamos de las sencillas. Aquí aprendemos a no ver a Dios con ojos humanos. Es mucho más sencillo que lo pensamos.
  4. En última instancia la actitud adecuada será aceptar la mano de Dios sobre mí de la manera que Él quiera, más allá de nuestros modos humanos de ver las cosas. No seamos “hombres de poca fe” (Mt 14,31).
  5. Hoy, “fijos los ojos en Jesús, el que inicia y consuma la fe” (Hb 12,2), meditemos en torno al don de la fe. La que nos mueve a confiar en la misericordia de Dios y a las buenas obras. “Envíame Señor, tu luz y verdad, que ellas se conviertan en mi guía”.
  6. El Evangelio de hoy nos cuenta cómo Jesús es recibido con recelo en Nazareth, en su casa, donde Él creció. Tanto fue así que “se llenaron de ira” y querían “despeñarlo” (vv.28-29). El episodio es triste. ¡Por sus propios compatriotas es rechazado! Meditemos cuánto habrá sufrido Jesús con esto. Que los que están más cerca de Él son quienes más lo rechazan.
  7. Jesús no es vengativo: simplemente “se alejó de allí” (v.30). Otra sublime enseñanza para nosotros.
  8. Muy triste evento en la vida de Cristo… Sus compadres “lo sacaron de la cuidad y lo llevaron hasta una barranca del monte… para despeñarlo” (v.29). Es un misterio de la Mater Dolorosa. De hecho, hoy allí se conmemora el Dolor de María en este “Monte del Precipicio”, su ¡tremendo! dolor de ver que casi los de su pueblo despeñan a su divino hijo…

Pensamiento Josefino, 8. San José es modelo de fe. Dios le pide su propio fiat como se lo pidió también a María: que asuma su responsabilidad en el Plan Redentor para con el Salvador. En un mundo en donde el ateísmo, y las dudas de fe asoman por todos lados especialmente entre la juventud, pidámosle a José fidelísimo para que, como Patrono de la Iglesia Universal, interceda por la juventud católica, que sea colmada por el don de la fe.

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!

Meditaciones de Cuaresma – Día 19

Por Miles Christi

Tercer Domingo de Cuaresma

Día 19   –   Meditación del 7 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Hoy la antífona de entrada reza: “Mis ojos están siempre fijos en el Señor” (Sal 25,15). Ya estamos en la tercera semana, ya nos vamos aproximando a estar más cerca de Jesús. La Cuaresma que inicia penitencial se va transformando en una meditación y en una cercanía con Jesús, continuemos con los ojos fijos en Él.
  2. San Pablo en la segunda lectura del día de hoy nos empuja a la locura por Cristo. “Sé un loco de amor, sé un santo, chíflate por Cristo, sólo para esto sirve la vida” (San Alberto Hurtado).

(a) Sí, seamos locos como Cristo, celosos de cuidar Su casa, Su templo en nosotros, que sólo Él ocupe nuestro interior. “Quiten todo de aquí y no conviertan en un mercado la casa de mi Padre” (Jn 2,16), morada de la Santísima Trinidad.

(b) Y también seamos celosos del Templo donde habita Él en la Sagrada Eucaristía. Demos a nuestro Señor la reverencia debida frente al Sagrario. Reconozcamos la Presencia Real de Jesús, adorémoslo y recibámoslo con mucho amor.

“Si descuidáramos la Eucaristía, ¿cómo podríamos remediar nuestra indigencia?” (San Juan Pablo II).

(c) “El Misterio eucarístico –sacrificio, presencia, banquete –no consiente reducciones ni instrumentalizaciones; debe ser vivido en su integridad. El ‘tesoro’ es demasiado grande y precioso” (San Juan Pablo II).

Jesús fue firme en rechazar toda desacralización: “haciendo un látigo con cuerdas, echó a todos fuera del Templo” (Jn 2,15). Vivamos su espíritu pues el Templo, “el lugar que pisas es suelo sagrado” (Ex 3,5).

No hay peligro de exagerar en la consideración de este Misterio, porque “en este Sacramento se resume todo el misterio de nuestra salvación” (Santo Tomás de Aquino).

  1. ¡Dichosos los que viven en tu casa y pueden alabarte siempre! (Antífona de la Comunión). Dichosos somos también nosotros de tener la gracia de poder ir a Misa, de tener Capillas de Adoración al Santísimo, de que Cristo esté presente entre nosotros en cada Templo para adorarlo.

Por eso la liturgia debe mantener su natural sacralidad, con ella damos gloria a Dios, vamos al encuentro con Él y reconocemos nuestra pequeñez en comparación a su grandeza.

Pensamiento Josefino, 7. San José modelo de constante vida con Jesús: en Nazareth vivía siempre cercano a su Hijo. Si viviera ahora, no se apartaría del Templo para estar con Jesús, adorarlo. Sigamos el ejemplo de José, busquemos constantemente estar cerca de Jesús y adorarlo en el Santísimo Sacramento ¡aprovechemos su Presencia!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!

Meditaciones de Cuaresma – Día 18

Por Miles Christi

Mi 7,14-15.18-20; Sal 102,1-2.3-4.9-10.11-12; Lc 15,1-3.11-32.

Sábado  de  la  2ª semana de Cuaresma

Día 18   –   Meditación del 6 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. La conocidísima Parábola del Hijo Pródigo (Lc 15) que es Parábola del Hijo Mayor celoso y principalmente del Padre de las Misericordias viene en este sábado de Cuaresma acompañada de una Primera Lectura admirable y poco conocida del Profeta Miqueas. Adentrémonos en las Escrituras, en sus tesoros que no pasan de moda.
  2. Las lecturas de estas tres primeras semanas de Cuaresma son fruto de una selección muy antigua en la Iglesia. “La inteligencia de las Escrituras produce tal deleite que el alma se olvida no sólo del mundo, sino también de sí misma” (Sta. Ángela de Foligno). ¿Nos deleita?
  3. El oráculo de Miqueas se da en tiempos de la renovación persa; el ambiente acompaña una reflexión esperanzada luego de las tribulaciones. Así es nuestra vida espiritual: la fidelidad en las pruebas permite el gozo en las prosperidades.

(a) Dios es Pastor. Ya nos habla de su misericordia, porque ¿qué otra actitud tenía el pastor para sus ovejas?

(b) Pastorea con su cayado, el de Yahvéh. Garantía de amor.

(c) Ofrece los pastizales de Basán y Galaad, que eran pastos de los más nutritivos. ¡Así nos ama el Señor!

(d) Quita la iniquidad. Sí, Dios perdona. A quedarse tranquilos que es lo propio del Dios en el que creemos.

(e) Olvida nuestro pecado. El verbo “olvidar” es perfecto para expresar esta idea: es no tener en cuenta algo. Implica algo malo hecho que la misericordia ¡no contabiliza! Al Cura de Ars le gustará repetir que también nosotros sin mala intención nos olvidamos. ¡Qué sería del hombre si perfectamente recordase todas sus ofensas a Dios!

(f) No mantendrás tu cólera. Te complaces en ser misericordioso.

(g) Arrojarás a lo hondo del mar nuestros delitos. Quizá la imagen más original y reconfortante. ¿Que era entonces el fondo del mar sino el espacio de lo irrecuperable? Quedémonos tranquilos, en cada confesión, nuestros pecados caen a lo hondo del mar. ¡Sepultados eternamente!

(h) fiel… compasivo… Con esto mostramos la conexión con la Parábola del Hijo Pródigo. ¡De una vez para siempre! ¡Que esta Cuaresma sea aquella en la que respondamos a tanto amor divino misericordioso con una fidelidad inquebrantable!

Pensamiento Josefino, 6. ¿Vieron cómo San José busca siempre las maneras para esconderse? ¿Cuál es el Mes de San José? Marzo, el Mes en el que siempre caerá la Cuaresma, digamos el tiempo más fuerte del año. Pero… que no logre José su objetivo de pasar desapercibido… Más aún, sin José no hubiese María y sin María no hubiese Jesús y sin Jesús no hubiese Cuaresma. San José, ¡¡no te olvidamos!!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi

Meditaciones de Cuaresma – Día 17

Por Miles Christi

Viernes  de  la  2ª semana de Cuaresma

Día 17   –   Meditación del 5 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Jacob amaba a José más que a todos sus demás hijos” (Gn 37,3). Jacob nos debería representar a todos nosotros. Para gloria de Dios, un verdadero ejército de santos puebla el Cielo. Pero San José, Esposo de María, debe ser para nosotros un santo especial, debe ser el primero entre todos –sin contar a Santa María–. ¿Es efectivamente para mí el primero de entre los santos? ¿Es mi santo predilecto? Ya su nombre, ¿evoca en mí un afecto particular?
  2. José del Antiguo Testamento es figura de Jesucristo. Es odiado, es vendido, y por pocas monedas de plata. Cada vez que pecamos vendemos a Cristo. ¡Pobre negocio!
  3. Ni en esa circunstancia José dejó de amar a sus hermanos. Los santos son así. Devuelven bien al mal.
  4. Egipto es a donde los mercaderes llevan a José. Egipto será también a donde el ángel llevará al Glorioso Patriarca. Egipto, tierra predilecta de “los Joseses” es figura de la Cuaresma. Mi Cuaresma es un ir a Egipto, ojalá como los Joseses, para salir de allí fuertes y devotos.
  5. El Salmo 105(104) recuerda al José, hijo de Jacob, y lo presenta como alguien que prueba que dice la verdad. Tanta verdad dirá que será tan premiado por el Faraón.
  6. Acostumbrémonos a predicar la verdad, cueste lo que cueste. Es un gran servicio al prójimo proclamar la verdad. “La mayor bondad que uno puede prestar a cualquier hombre consiste en llevarlo del error a la verdad” (Santo Tomás de Aquino). Es una de las Obras de Misericordia espirituales, que, por cierto, es digna de practicar en un mundo tan ofuscado por el error.
  7. El mismo Salmo afirma que “el Rey lo nombró administrador de su casa y Señor de todas sus posesiones” (v.21). La liturgia aplica este versículo al Señor San José, elegido por Dios para ser administrador de la Sagrada Familia. Digno título, ejercido tan santamente. San José merece esa gloria de ser Cabeza de la Sagrada Familia. A él ¿le encomendamos con frecuencia nuestra familia?
  8. “… y Señor de todas sus posesiones”. Este título es aún mayor. Las posesiones, los tesoros más grandes que la Trinidad quiso tener en la tierra se llaman Jesús y María. Bueno, sobre éstos ejerció autoridad, durante largos años, el Glorioso Patriarca. Así, ¿cómo no vamos a amar de modo particular a quien Dios puso en la tierra por encima de su Hijo Unigénito y de su Theotokos (Madre de Dios)?

Pensamiento Josefino, 5. La atractiva historia del José del Antiguo Testamento puede leerse en clave del Esposo de María. San José tiene una atracción especial, ¿no será porque quienes son humildes gozan de especial atracción?

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!

Meditaciones de Cuaresma – Día 16

Por Miles Christi

Jueves  de  la  2ª semana de Cuaresma

Día 16   –   Meditación del 4 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. La Cuaresma recuerda al hombre que está necesitado de conversión. Es un “espacio sagrado” ofrecido por Dios para dicho cambio. Meditemos la sacralidad de este tiempo. Más aún, ¡aprovechémosla!
  2. El Salmo del Introito escudriña nuestras vidas para ver si no nos encontramos en la via iniquitátis (camino del pecado) (Sal 138,23). ¡Pensar que tantas almas viven hoy día tan despreocupadas de su fe! Ofrezcamos algún sacrificio por ellas.
  3. Toda la Cuaresma es llevar a los pecadores a la via ætérna (camino de santidad) (Sal 138,24). Efectivamente nuestra vida debe ser un camino por la vía eterna ya incluso en esta tierra. Dichosos quienes ya llevan una vida tan recta e intachable.
  4. En la Oración Colecta somos llamados a una fe más estable. De María se destaca su fe: “Más bienaventurada es María al recibir a Cristo por la fe que al concebir en su seno la carne de Cristo” (San Agustín).
  5. Y también a “una eficacia en las obras”. San Ignacio insistía en esto con la expresión “Haz lo que haces”. Acostumbrémonos a hacer bien lo que Dios nos pide que hagamos en cada momento.
  6. La eficacia en las obras implica una Cuaresma que siguiendo la insistencia de Isaías se derrame al prójimo. “Hay mayor felicidad en dar que en recibir” (Hch 20,35).
  7. Dice San Juan Pablo II: “¿Cómo no ver en la Cuaresma la ocasión propicia para hacer opciones decididas de altruismo y generosidad? Como medios para combatir el desmedido apego al dinero, este tiempo propone la práctica eficaz del ayuno y la limosna. Privarse no sólo de lo superfluo, sino también de algo más, para distribuirlo a quien vive en necesidad, contribuye a la negación de sí mismo, sin la cual no hay auténtica praxis de vida cristiana. Nutriéndose con una oración incesante, el bautizado demuestra, además, la prioridad efectiva que Dios tiene en la propia vida”.
  8. Y critica a la sociedad de consumo: “El hombre de hoy debe ayunar, es decir, abstenerse de muchos medios de consumo, de estímulos, de satisfacción de los sentidos”.

Pensamiento Josefino, 4. San José es modelo de trabajador, de padre, de Esposo, de Cabeza de familia. Nos admira su responsabilidad exquisita en la casa de Nazareth. Cumple al extremo con lo que Su Padre celestial le indica por medio del ángel. Cumple con su deber de ser padre. Que Él nos anime a cumplir cabalmente con nuestras propias responsabilidades. José justísimo.

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Muchas gracias a los padres de Miles Christi!

Meditaciones de Cuaresma – Día 15

Por Miles Christi

Miércoles  de  la  2ª semana de Cuaresma

Día 15   –   Meditación del 3 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Llegando al día 15 de Cuaresma hagamos un examen de conciencia, que nos permita retomar la vía cuaresmal más devotos.
  2. La Cuaresma, “tiempo fuerte” litúrgicamente hablando, es riquísimo en espiritualidad. Es tiempo de gracia.
  3. Preparándonos en él a la Pascua, enfatizamos ya la anchura de los dones de la Pascua, más aún, “Cristo (es) Nuestra Pascua” (1Co 5,7). Vivámosla de tal manera que atesoremos mayor fruto al llegar la Pascua.
  4. Además, en este período, identificándonos con los catecúmenos que se preparan a su bautismo, vamos reviviendo nuestro bautismo, misterio de muerte-vida. En Cuaresma enfatizando la muerte pero en perspectiva de vida: “Si el grano de trigo muere, da mucho fruto” (Jn 12,24). Es ahora el momento de hacer la inmersión de todo lo que debe desaparecer de nosotros. Ser grano que muera.
  5. En tercer lugar la Cuaresma es tiempo especial para sentirnos parte de la Iglesia militante que reza unida.
  6. Y que reza por la conversión de los pecadores. Que nos duela el pecado hecho pandemia hoy día. Y en el Rosario diario incluir con fervor la oración que nos pidió la Virgen de Fátima: “Oh, Jesús mío, perdona nuestras culpas…”
  7. La tradición cuaresmal habla de “las armas de la penitencia cristiana”: oración, ayuno y limosna (Mt 6). Fueron las armas de un Martín de Tours, un abad Antonio, un Padre Pío. ¿Cómo estamos usando esas armas?
  8. Luego de quince días de Cuaresma, ¿veo frutos de cambio verdadero? ¿Algún progreso, al menos?

Ocurre muchas veces que uno inicia entusiasmado el Miércoles de Ceniza con sus propósitos cuaresmales; y ya luego de dos semanas… Si es así, ¡retomemos hoy! “Continúo esforzándome por ver si lo alcanzo, puesto que yo mismo he sido alcanzado por Cristo Jesús” (Flp 3,12).

  1. El Himno latino de Laudes del siglo X, Iam Christe, en su 3ª estrofa expresa que hemos de entregarnos en estos días con generosidad a la remisión de nuestras faltas que aunque sean muchas, “¡maióre tuo múnere–mayor es tu perdón!”.
  2. Es que si Dios nos devolviese lo que estrictamente alcanzamos con nuestras “armas espirituales”, pues…

Pensamiento Josefino, 3. San José vivió unas cuantas “cuaresmas” en su vida, en las que mostró una generosidad sin igual. Por ejemplo, tuvo su destierro en Egipto, más largó que uno de cuarenta días. Es así modelo de penitencia cuaresmal. ¡Pidamos su intercesión para alcanzar el fruto esperado de nuestra cuaresma!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!

Meditaciones de Cuaresma – Día 14

Por Miles Christi

Martes  de  la  2ª semana de Cuaresma

Día 14   –   Meditación del 2 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Jeremías en medio de un contexto histórico de hambruna y calamidades expresa una sentencia muy fuerte: “Maldito el hombre que confía en el hombre” (Jr 17,5). Comenta Mons. Straubinger: “Es ésta una de las luces más grandes y fundamentales que nos da la divina revelación. A medida que ella nos hace crecer en la fe y en la admiración de Dios, nos quita toda ilusión humana sobre nosotros mismos y sobre nuestros semejantes en la naturaleza caída”.
  2. Ahora, no nos deja Jeremías en la desesperación pues agrega: Bendito el hombre que confía en el Señor y en él pone su esperanza(Jr 17,7). Esa esperanza no quedará sin cumplimiento incluso en medio de las circunstancias adversas, porque Dios es nuestro Creador, nuestro Señor y nuestro Fin. Sólo volviendo a Él somos nosotros en Él.
  3. Jeremías advertía la llegada de la muerte para el Reino de Judá. Y ni eso debe desesperarnos: “Para el cristiano, la muerte no es la derrota sino la victoria: el momento de ver a Dios; la muerte para hallarlo, la eternidad para poseerlo. La muerte para el cristiano no es el gran susto, sino la gran esperanza” (San Alberto Hurtado).
  4. No existe situación alguna en la que no nos consuele la esperanza en Dios. Ciertamente ¡nunca se debe perder!
  5. Hurtado habla de la muerte de quien ha vivido según Dios. Y ésa es la trascendental enseñanza de Jesús en la Parábola del hombre rico y del pobre Lázaro:

“No hay sino un solo bien verdadero para seguir: salvar el alma; y no hay sino un solo mal que evitar a toda costa: la condenación eterna” (San Francisco Javier).

  1. El hombre rico de la Parábola terminó “en el Hades”, es decir, en el infierno, el abismo, la morada de los muertos eternamente; es decir, cayó en la condenación perpetua. Pero no porque sencillamente participaba en banquetes sino porque no ponía al servicio de los demás los ricos dones de Dios recibido. Atención: ¿cómo ponemos al servicio de Dios y el prójimo lo que Él nos dio a modo de préstamo? De todo habrá que dar cuenta.
  2. Al pobre Lázaro “lo llevaron al seno de Abraham”, no sencillamente porque fue pobre, sino porque como dice el Salmo de hoy: “Dichoso el hombre que confía en el Señor” (1,1).

Pensamiento Josefino, 2. A José encomendemos a diario el destino final de nuestras vidas. Así como él atrajo a Jesús y María al momento de partir de este mundo, pidámosle que en el día de nuestra muerte nos traiga a Jesús y María para compartir con Lázaro el seno de Abraham.

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!

Meditaciones de Cuaresma – Día 13

Por Miles Christi

Lunes  de  la  2ª semana de Cuaresma

Día 13   –   Meditación del 1 de Marzo

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. ¡Iniciamos el Mes de San José en el Año de San José! Cada día tendremos al final un pensamiento josefino.
  2. Hemos pecado, hemos cometido crímenes y delitos, nos hemos rebelado apartándonos de tus mandatos y preceptos” (9,5). El profeta Daniel hace esa oración en la que se solidariza con el pueblo pecador. De hecho, Jesús nos recordará que todos somos pecadores: “el que no tenga pecado, que arroje la primera piedra(Jn 8,7).
  3. Si el Pueblo de Israel necesitaba esta oración de reparación por sus pecados cuánto más el mundo en el que nos toca vivir. Conservemos ese espíritu religioso que nos mueve a pedir misericordia por tantos pecadores, nosotros el primero.
  4. Lágrimas, dolor, mortificación: tres cosas que el Cura de Ars considera básicas para nuestra vida espiritual: “Desde el momento en que un cristiano abandona las lágrimas, el dolor de sus pecados y la mortificación, podemos decir que de él ha desaparecido la religión”.
  5. Continúa: “Para conservar en nosotros la fe, es preciso que estemos siempre ocupados en combatir nuestras inclinaciones y en llorar nuestras miserias”.
  6. Daniel se queja por el castigo que Dios está infligiendo. Más aún, él reconoce que Dios es justo en dicho castigo: (1) Es de Dios que reconozcamos objetivamente los derechos de la justicia de Dios. (2) Es de Dios que reconozcamos nuestros propios pecados.
  7. Daniel repetirá la expresión “nos abruma la vergüenza” (v.7.8). El pecador avergonzado está más cerca de la conversión. Ojalá sea nuestro estado.
  8. Reza el Oficio divino: “Mis pecados, Señor, se han clavado en mí como saetas; pero antes de que en mí produzcan llagas, ¡sáname, Señor, con el remedio de la penitencia!”
  9. El Evangelio nos invita a perdonar para ser perdonados por Dios. Qué diferente somos, como nos lo señala San Juan de la Cruz: “Tú, Señor, vuelves con alegría y amor a levantar al que te ofende y yo no vuelvo a levantar y honrar al que me ofende a mí”. Para la convivencia familiar qué importante es que nos acostumbremos a perdonarnos mutuamente. Cuánto se dispone dicha familia al perdón divino.

Pensamiento Josefino, 1. Estamos en el Mes de San José que transcurre en el Año de San José. Iniciamos su Mes encomendándole a él nuestra Cuaresma para que bajo sus consejos prudentes aprovechemos este tiempo especial de conversión que el Padre nos regala. ¡José prudentísimo!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!