Meditaciones de Cuaresma – Día 12

Por Miles Christi

Segundo Domingo de Cuaresma

Día 12   –   Meditación del 28 de Febrero

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. El Primer Domingo de Cuaresma la tradición litúrgica lo centra en las Tentaciones. Este, el Segundo, se centra en la Transfiguración. Hay una lógica. Demasiadas pruebas y rigores exigen un tiempo de sosiego y renovación de fuerzas. Así es la vida, momentos tensos y otros, de gozo en Dios.
  2. Hoy es el domingo para hacer una tienda con Pedro y disfrutar de la visión que tiene junto a Santiago y Juan. ¡Qué entusiasmado estaba Pedro! Lo que habrá visto.
  3. Imaginemos cómo Pedro nos invita a mirar la gloria del Señor transfigurado, nos hace un lugar en su deseada No podríamos describir lo que vio. Pensar que ahora a la diestra del Padre se encuentra con el mismo fulgor.
  4. Vemos cómo vale la pena entregarse a la causa de Cristo. Causas humanas, políticas, deportivas, artísticas entusiasman a muchos jóvenes que dan todas sus fuerzas, y no pocas veces quedan defraudados. En cambio, sequela Christi–seguir a Cristo lleva siempre las de ganar: es el Rey transfigurado que ya triunfa en el Cielo. ¡Viva Cristo Rey!
  5. “Y mientras los viejos del cuerpo y del alma tiemblan y se azoran delante de todos los riesgos y se entregan a la parálisis, a la inercia y a la indecisión de los que a nada saben atreverse, ellos —los mártires y los santos— llenan sus ánforas en la corriente de la osadía eterna y marchan tranquilos en presencia del inmenso riesgo de ser mártires y de ser santos” (Beato Anacleto González, mártir cristero).
  6. Subamos hoy al Monte Tabor y bajemos. Disfrutemos esa revelación de grandeza de Cristo que da fuerzas para seguir fidelísimos en nuestra Cuaresma.
  7. ¿Y por qué María no fue invitada? ¿Será que es la Mater Dolorosa que le toca acompañar en el dolor? Cada uno es libre de ofrecer una respuesta. Lo cierto es que no estaba en el Tabor, y no se quiso quitar ni un segundo de Calvario.
  8. Maestro, ¡qué a gusto estamos aquí!” (Mc 9, 5). Parece que Pedro se entusiasmó demasiado… y Jesús le cortó la transfiguración. A veces somos imprudentes y pedimos demasiado Cielo a Dios en la tierra. Nos entusiasmamos con consuelos y nos olvidamos que aún vivimos en este “valle de lágrimas”. Cuidado.
  9. Y no sólo le cortó la visión, “Jesús les mandó que no contaran a nadie” (Mc 9,9), es decir, les pidió prudencia, cuidado, silencio. ¡Cuánto nos cuesta a veces callar lo que Dios nos pide! En esto San José es Doctor. Sería interesante que algún día algún Papa lo declare: “Doctor del silencio”. Callemos lo que Dios quiere que así quede.
  10. ¡Mañana iniciamos el Mes de San José en el Año de San José!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!

Meditaciones de Cuaresma – Día 11

Por Miles Christi

Sábado de la 1ª semana de Cuaresma

Día 11   –   Meditación del 27 de Febrero

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Las lecturas bíblicas para las tres primeras semanas de la Cuaresma están incisivamente elegidas para interpelar nuestro corazón en orden a la entrega. Valoremos y aprovechemos sus enseñanzas. No hay mejor fuente de espiritualidad que la Sagrada Escritura.
  2. La Oración Colecta hace eco de la enseñanza del “unum necessarium–lo único necesario(Lc 10,42) que es la doctrina de los Ejercicios Espirituales en el Principio y Fundamento [23]: en esta vida sólo hay una cosa que verdaderamente debe preocuparnos: adorar a Dios y salvarnos. Marta estaba descuidada en eso. ¿Cómo andamos?
  3. Moisés (Dt 26) recuerda al Pueblo ya pronto a ingresar en la Tierra Prometida que sólo se tiene a Dios como Señor si se cumplen Sus mandamientos. Hoy se tiende a desasociar mandamientos-amor, lo cual atenta contra el corazón de la moralidad cristiana. Como los santos, probamos verdadero amor “poniendo en práctica las obras de caridad” ( Col.). Uno se prueba con el otro.
  4. El amor a los enemigos es requisito de nuestro Señor. Consiste en desearles el bien eterno, el Cielo y su Gloria. Implica un desprendimiento de nosotros en un amor de benevolencia. A todos debe llegar nuestra caridad.
  5. El Señor eleva la exigencia en torno a la caridad pedida en el judaísmo. ¡A seguirlo si queremos ser sus discípulos!
  6. La clave la da Pedro: “No devuelvan mal por mal, ni injuria por injuria: al contrario, retribuyan con bendiciones(1P 3,9). Lo probó en su vida muriendo a gusto por Cristo, perdonando, absolviendo, amando.
  7. Dar así es lo opuesto del amor de concupiscencia, que da para recibir. “Da hasta que duela, y, cuando duela, da todavía más” (Santa Madre Teresa).
  8. En todo este tiempo de Cuaresma se recalca el dar. No se reduce a obras de caridad. Se da también incluso en la oración por los enfermos, por los difuntos, por los pecadores. Es pensar por los demás, preocuparnos por ellos, estar al servicio. Ecce adsum – ¡Aquí estoy!
  9. Quien no da queda seco de amor y al seco se lo corta (Mt 21,19). Mientras que al Cielo se va por la vía de la generosidad. Por eso San Pablo prefería retrasar su ingreso con tal de quedarse y salvar más almas para su Señor. Qué mejor que salvar almas.
  10. “Enseña el Cristo: a tu prójimo amarás como a ti mismo, | más nunca olvides que es otro. || Dijo otra verdad: Busca el tú que nunca es tuyo | ni puede serlo jamás” (Antonio Machado).

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi

Meditaciones de Cuaresma – Día 10

Por Miles Christi

Viernes de la 1ª semana de Cuaresma

Día 10   –   Meditación del 26 de Febrero

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. La Oración Colecta presenta las prácticas cuaresmales no como algo meramente optativo y voluntario sino como algo “debido” a nosotros. ¿Cómo nos estamos tomando este Tiempo? ¿Con la seriedad que corresponde?
  2. El Profeta Ezequiel (c.18) escribe en momentos en los que el Pueblo de Israel ya había vivido unos cuantos años de historia… y podrían haber caído en la tentación de despreciar los Mandamientos del Decálogo. Nos pasa a veces que al principio nos tomamos las normas muy en serio y las cumplimos…, pero pasa el tiempo y ya porque pasó el tiempo pensamos que dichas normas ya no rigen, que podemos tomarlas con “libertad”. ¡Cuidado! El tiempo transcurrido en sí mismo no deroga mandamientos y obligaciones. Seamos fieles en hacer lo que sabemos que hemos de hacer. Sin excusas o pretextos.
  3. Ezequiel trae uno de los pasajes más claros en torno al castigo merecido al pecador por sus faltas. Que si se arrepiente Dios verdaderamente perdona con mucho gusto porque “¿acaso quiero Yo la muerte del pecador?” (18,23).
  4. A su vez, enseña que el arrepentimiento implica el propósito de enmienda. No siempre al confesarnos insistimos en ese aspecto, que es esencial. Volver a Dios es proponerme un cambio de vida. Y no meramente decir “me arrepiento”. ¡Cambios, enmendémonos en este tiempo!
  5. Ezequiel deja también en claro que si el pecador no se arrepiente, pudiéndolo hacer, y contando con las gracias de un Dios bueno que quiere que vuelva a Él, entonces lo que se le espera es la muerte, “la muerte del pecador”. A veces olvidamos este elemento fundamental de nuestra fe. Al pecador no arrepentido le espera la muerte, la muerte eterna, el infierno. Es doctrina infalible, no cambia.

Sí, Dios jamás se cansará de invitarnos, de esperarnos, de llamarnos… pero todo tiene un límite, como bien lo señala el Papa Francisco: “Mi invitación a la conversión se dirige con mayor insistencia a aquellas personas que se encuentran lejanas de la gracia de Dios debido a su conducta de vida (…) Por vuestro bien, os pido cambiar de vida. Os lo pido en el nombre del Hijo de Dios que si bien combate el pecado nunca rechaza a ningún pecador… Para todos, tarde o temprano, llega el juicio de Dios al cual ninguno puede escapar” (Bula Misericordiae Vultus).

  1. Jesús en su Evangelio (Mt 6) nos invita a superar formas vacías; que el “no matarás” tiene implicancias en la vida diaria. Matamos a diario en casa con comentarios, egoísmos, mentiras. Y muchas veces es cierto cuando nos acusan “de muchas oraciones y poca caridad”. Por tanto, al orar pidamos la gracia de la “caridad familiar”.

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias a los padres de Miles Christi

Meditaciones de Cuaresma – Día 9

Por Miles Christi

Jueves de la 1ª semana de Cuaresma

Día 9   –   Meditación del 25 de Febrero

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Recordamos a Santo Toribio Romo González, mártir mexicano y honor de estas tierras. Qué el Señor sepa repetir a cien años de la gesta cristera ¡sacerdotes todo fuego!
  2. Solía repetir Santo Toribio: “Señor, no me dejes ni un día de mi vida sin decir la Misa, sin abrazarte en la Comunión”. También el compromiso de la Misa diaria es de provecho para los laicos. Incluso sería un buen propósito cuaresmal: ir a Misa durante toda la Cuaresma. Y si por covid no es posible, hacer sin falta la Comunión Espiritual (Oraciones pág.21).
  3. Toribio como la Reina Ester supo defender los derechos de Cristo Rey. Ésta suplicante oró: “Ayúdame ahora a mí, porque no tengo a nadie más que a ti, Señor” (Est 4,17t gr).
  4. El Señor escuchó la oración de Ester, imagen de María Santísima, quien logra salvar al pueblo judío.
  5. Jesús mismo (Mt 7,7) nos recuerda el poder de la oración. “Pidan y se les dará”. Pidamos ahora lo que necesitamos para salvarnos y santificarnos.
  6. Pero, ¿no es cierto que pedimos y no alcanzamos? Sí, no alcanzamos lo que a nosotros nos gustaría, pero alcanzamos lo que Dios quiere que saquemos de cada oración. ¡No hay razón para jamás desanimarnos!
  7. Fórmula: oración + renuncia = virtud: “El camino a través del desierto cuaresmal es un tiempo propicio en nuestra vida para apagar la televisión y abrir la Biblia; para desconectarnos del celular y conectarnos al Evangelio; para renunciar a tantas palabras y críticas inútiles para estar más tiempo con el Señor, y dejar que transforme nuestro corazón” (Papa Francisco).
  8. Santo Toribio se dedicó a la reforma de costumbres como lo aconsejaba otro gran sacerdote, San Juan Leonardi. Estos consejos sirven a todos, a nuestros hogares:

“Los que quieren reformar costumbres deben, en primer lugar, buscando la gloria de Dios por encima de todo, [oración como ester] esperar y pedir la ayuda, para un asunto tan arduo y saludable, de aquel de quien procede todo bien. Luego, [ejemplo como ester] han de presentarse ante los ojos de aquellos a quienes se desea reformar como un espejo de todas las virtudes y como lámparas puestas sobre el candelero, de tal modo que, por la integridad de su conducta y con el resplandor de sus costumbres, alumbren a todos los que están en la casa de Dios; y así, [prudencia como ester] más que obligar, inciten con suavidad a la reforma, no sea que se busque en el cuerpo, lo que no se halla en la cabeza, pues así vacilaría la estabilidad y el orden de toda la familia del Señor.”

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!

Meditaciones de Cuaresma – Día 8

Por Miles Christi

Miércoles 1ª. Sem. Cuaresma

Día 8   –   Meditación del 24 de Febrero

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Jonás recorrió Nínive proclamando: “Dentro de cuarenta días Nínive será destruida(Jon 3,4). El número 40 contiene la idea de “prueba”, como los del diluvio, del éxodo. Son estos Cuarenta días durante este 2021 un regalo de Dios para que pasemos la prueba y cambiemos. ¡Aprovechémoslos!
  2. Ciertamente Dios ya había decretado el fin de la pecadora Nínive. El envío de Jonás fue la última misericordia de salvación ninivita. Es que a Dios el pecado le ofende. Nínive no puede seguir eternamente en su pecado… “De Dios nadie se burla” (Ga 6,7).
  3. El pecado es incompatible con la santidad divina. Hebreos nos lo dice con tal claridad que ni necesitamos comentario: “¡Imagínense entonces el terrible castigo que recibirán los que desprecian al Hijo de Dios, y los que dicen que la muerte de Cristo no sirve para nada! Los que hacen eso insultan al Espíritu de Dios” (Hb 10,29).
  4. El hombre es libre y hay sorpresas para todos lados: santos que se pervierten; pervertidos que se convierten. Así, ante la sorpresa de todos, ¡Nínive se convierte! Y el primero en alegrarse es Dios.
  5. No es cierto quienes dicen que nuestra religión es “negativa”, de Dios interesado en castigar. Justamente ¡el envío del Hijo del hombre a la tierra, y la vida que llevó muestran cómo Dios nos quiere con Él!
  6. Yahvéh necesitaba pruebas ciertas del arrepentimiento ninivita ¡y las hubo! El rey y los súbditos hicieron su rito de cenizas; ayunos; dejaron las injusticias… ¿Queremos arrepentirnos en serio? Presentemos al Señor obras: “que dejo tal vicio”, “que cumplo aquel propósito”, etc…
  7. Notable las simetrías entre Jonás-Jesús: Jesús también se durmió en la barca, también se entregó por la salvación, también llamó a la conversión, etc. Pero… paradójicamente Jonás tuvo éxito, Jesús no. ¿Será que Jonás era más santo…?
  8. Y la respuesta la dio el mismo Jesús: “Esta generación es una generación perversa” (Lc 11,29). “Perversa”, suena fuerte a nuestros oídos, pero esa es la palabra: “πονηρ”, que significa malvada. La Palabra de Dios no puede ser adecuada a nuestros gustos. Deja de ser de Dios.
  9. ¡Jesús sabía decir las cosas con claridad! Por amor. Como Jonás. Pero se ve que somos peores que los de Nínive.
  10. Ahora, la respuesta a Jesús siempre es personal. Aún hay almas que responden, como las mujeres convertidas que acompañaban a la Mater Dolorosa: quizá por estar tan cerca de Ella obtuvieron ese regalo de conversión. ¡Sea yo también parte de ese grupo de “Marías”!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Meditaciones de Cuaresma – Día 7

Por Miles Christi

Martes 1ª. Sem. Cuaresma

Día 7   –   Meditación del 23 de Febrero

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Hoy la Oración Colecta describe un programa cuaresmal armonioso: “concede que mientras afligimos nuestro cuerpo con la penitencia, nuestro espíritu se vea iluminado por el deseo de estar cerca de ti”. Implica que:
  2. a) Tanto mi espíritu como mi cuerpo, ambos al unísono deben estar trabajando en esta Cuaresma. ¿Me limito a una Cuaresma de oraciones?
  3. b) ¿Incluyo cada día algún sacrificio corporal? Dios inspira. Escuchemos. Ya limitar TV, redes, etc. sería excelente privación inicial, ¿no?
  4. Llevo en mi cuerpo las cicatrices que he sufrido por pertenecer a Jesús” (Ga 6,17). Así como Cristo no llegó al estado de cuerpo glorificado sin haber previamente logrado ser cuerpo crucificado, es ley espiritual que no se alcanza verdadera felicidad humana sin alguna cruz. Tengamos la fortaleza, como la Reina de los Mártires, de ser hombres mortificados. No hay otra vía.
  5. San Ambrosio traduce el espíritu de Isaías (c.58): “Para ayunar de modo que agrade a Dios, es preciso ser comprensivos con los propios, cariñosos con los extraños, caritativos con los pobres, levantarse temprano para ir a la iglesia, dar gracias a Dios y pedirle perdón de las culpas, implorar su Misericordia por los pecados pasados, y protección en adelante”
  6. Reflejo de su santidad, San Juan de la Cruz nos invita a:

Procure siempre inclinarse:

        no a lo más fácil, sino a lo más dificultoso;

        no a lo más sabroso, sino a lo más desabrido;

        no a lo más gustoso, sino antes a lo que da menos gusto;

        no a lo que es descanso, sino a lo trabajoso;

        no a lo que es consuelo, sino antes al desconsuelo;

        no a lo más, sino a lo menos;

        no a lo más alto y precioso, sino a lo más bajo y despreciado;

        no a lo que es querer algo, sino a no querer nada;

        no a andar buscando lo mejor de las cosas temporales, sino lo peor, y desear entrar en toda desnudez y vacío y pobreza por Cristo de todo cuanto hay en el mundo”. 

  1. Se trata de pedir a Dios llegar a estas alturas. Para ello la oración es el camino y hoy Jesús nos enseña el Padrenuestro. Que sea oración conocida no implica que no haya en ella siempre algo nuevo a descubrir.
  2. Aprendamos a amar lo celestial. Y por lo celestial renunciar en el apego a todo lo material.

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

¡?Gracias Miles Christi por esta meditación!

Meditaciones de Cuaresma – Día 6

Por Miles Christi

1° Lunes de Cuaresma

Día 6   –   Meditación del 22 de Febrero

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. La liturgia interrumpe hoy las reflexiones cuaresmales para conmemorar una celebración muy antigua en la Iglesia. Amor, respeto, aprecio por nuestras tradiciones, más aún cuando provienen de la primera época del cristianismo, es propio de nuestra fe católica.
  2. La fe genuina es una vivencia que me conecta con mis ancestros. La expresión “el Dios de mis padres(Hch 24,14) caracterizan al Antiguo y Nuevo Testamento: son 2000 años de conexión. ¿Soy buen receptor de la fe recibida?
  3. De hecho, la Carta de Judas exhorta a “combatir por la fe que de una vez para siempre ha sido transmitida a los santos” (1,3).
  4. Por otro lado, la fe es un compromiso para el futuro: ¿Soy buen transmisor de la fe a las nuevas generaciones? ¿Qué testimonio dejaré a los que vendrán luego?
  5. En concreto, conmemoramos hoy la Cátedra de San Pedro. Cáthedra significa “silla” y refiere a la silla del Obispo en su catedral, símbolo de su enseñanza. Como sucesores de los apóstoles los Obispos están llamados a transmitir esa fe recibida una vez para siempre. ¡El Espíritu Santo garantiza su presencia para ello! Agradezcamos.
  6. Es un día muy especial para rezar y ofrecer sacrificios, nuestras privaciones cuaresmales por la persona del Papa Francisco quien ostenta dicha cáthedra de San Pedro. Más aún, él lo pide con frecuencia.
  7. Famosa es la frase de San Jerónimo sobre el amor al Papa: “Entretanto, grito a quien quiera oírme: estoy unido a quienquiera lo esté a la Cátedra de Pedro”.
  8. Por voluntad de Dios, la Iglesia está conformada por ministros sagrados, consagrados y laicos. San Pablo enseña que cada uno tiene una misión específica en este “Cuerpo”: “nadie desprecia su propio cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida, del mismo modo que Cristo cuida a la Iglesia(Ef 5,29). Sí, “Cristo cuida a la Iglesia”. Profunda cita.
  9. Lo propio de la jerarquía es el gobierno de la Iglesia y los laicos están llamados a aportar con su oración, participación y amor. ¡Oremos siempre por los sacerdotes!
  10. También enseña San Pablo que cada uno tiene una misión específica en la Iglesia, y que ninguna de ellas es pequeña a los ojos de Dios. ¿Cumplo con la parte que me corresponde dentro de mi madre Iglesia?
  11. Santa Catalina de Siena se santificó ofreciéndose por la Iglesia y por el Papa. Y Santa Teresa de Jesús murió balbuceando palabras llenas de sabiduría y amor: “¡En fin, Señor, soy hija de la Iglesia!

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!

Meditaciones de Cuaresma – Día 5

Por Miles Christi

1° Domingo de Cuaresma

Día 5*  –   Meditación del 21 de Febrero

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi #27.

  1. Tradicionalmente el Primer Domingo de Cuaresma medita la Cuarentena –que no es de 14 días sino de 40– de Jesús en el desierto cercano al Río Jordán. Meditemos: hoy estamos en el desierto con Jesús compartiendo todo.
  2. Toda obra necesita recogimiento: nuestra Salvación sobre el Gólgota merecía para Jesús una cuadragésima inicial de penitencia. Nosotros también si queremos este año celebrar una Pascua santa, aprovechemos bien este regalo de Dios por medio de su Iglesia con esta larga preparación.
  3. Marcos destaca a los demonios y a los ángeles en el desierto de Jesús. Como Él tenemos a diario el consuelo de los ángeles (en las gracias habituales) y el ataque de los demonios (en las tentaciones diarias). Ni las consolaciones deben enorgullecernos engañándonos de una santidad aún no alcanzada; ni las desolaciones deben hundirnos. ¡Siempre pidamos al Señor tener ánimo, mucho ánimo en todo momento!
  4. La Cuaresma tiene una atracción natural al hombre, incluso al actual “ateón”. Todos quieren recibir las cenizas, por ejemplo, porque todo hombre siente estar en un “valle de lágrimas”. Todos tenemos ansia de eternidad.
  5. Con Jesús en el Desierto recordemos a nuestra Madre, la Mater Dolorosa. ¿Cómo estarás Madre viviendo tu Cuaresma? Que tu recuerdo me lleve a comportarme mejor, por honor a tu Hijo.
  6. Si nos costó un poquito el ayuno del Miércoles pasado, el del viernes… ¡qué miseria la nuestra! ¡qué amor el de Jesús! Pensar que estuvo Él literalmente cuarenta días sin comer… ¿Qué no puede el amor?
  7. Ya entramos en el día 5. El “partido” está en sus inicios aún. La tentación constante de la Cuaresma es iniciar un Miércoles de Ceniza fervoroso, para luego… ¡No este año!
  8. No sólo de pan vive el hombre sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mt 4,4). La Palabra que sale de su boca es la Sagrada Escritura. ¿La amamos? ¿La leemos?
  9. Podemos vivir verdaderos desiertos cuaresmales en los Ejercicios Espirituales. Inspirados por María a San Ignacio siguen obrando conversiones. Señor, dame gusto por el silencio, gusto en serio por la oración, y disgusto por lo mundano.

* Aclaración: existen tres maneras de contabilizar los días de Cuaresma. Nosotros optamos por la que va sumando los días absolutos de Cuaresma contando el Miércoles de Ceniza y sus seis Domingos. Así hoy es día 5, el día 40 será Domingo de Ramos, el 44 Jueves Santo (en el que termina litúrgicamente la Cuaresma), y el 46 Sábado Santo (en el que termina lógicamente esta vía cuaresmal). Dios mediante, nosotros proporcionaremos meditaciones hasta el día 46.

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi # 28.

Gracias Miles Christi!

Meditaciones de Cuaresma – Día 4

Por Miles Christi

Sábado después de Ceniza

Día 4   –   Meditación del 20 de Febrero

Se comienza con la Oración para iniciar la meditación, en el librito de Oraciones  de Miles Christi #27.

  1. Vuelve a nosotros tus ojos” (Sal 68,17). Tu rostro dirigido a nosotros simboliza tu amoroso cuidado de nuestras personas. Sí, vuélvenos tu rostro y tu amor.
  2. Dicen los buenos filósofos que todo hombre necesita ser amado. Con los ojos del Señor vertidos hacia nosotros es más que suficiente para sentirse amado por la Mejor Persona. No obstante, pidamos con frecuencia que no deje de mirarnos: “dadme vuestro amor y gracia que ésta me basta” (Súscipe de San Ignacio).
  3. Isaías considera que la dispersión del alma no ayuda al cumplimiento del precepto de la santificación del Sabbath, del Sábado: “si lo honras absteniéndote de viajes el Señor es tu delicia” (Is 58,13). Todas estas prescripciones caducaron con Jesucristo. Pero el espíritu del precepto sí se mantiene: el alma que se dispersa no logra adorar al Señor como Él se merece. El recogimiento, más aún en Cuaresma, es condición de adoración verdadera a mi Dios.
  4. Esta sentencia profética resuena a lo largo del camino cuaresmal por lo que vale la pena meditarla bien: “No quiero la muerte del pecador sino que se arrepienta y viva” (Ez 33,11). Verdad liberadora. ¿Creemos en un Dios que quiere que viva eternamente en el Cielo?
  5. El Nunc tempus acceptabile, un himno antiquísimo de Cuaresma nos presenta este tiempo como el propio para que “el remedio de la temperancia sane al orbe debilitado”. Debemos en estos días “bajarle” a todo aquello que fácilmente tengo desordenado. Analicemos en qué aún ando. Meros ejemplos: ¿pereza con el sueño? ¿inmoderado en redes, TV sin sentido? ¿falto de control en conversaciones y paciencia? Pongamos el remedio de la moderación a esas cosas. Ayúdame, Señor.
  6. En el Evangelio de hoy Jesús con gran claridad explica el motivo de su Encarnación: vino al mundo como el Gran Médico que cura no solo cuerpos sino también y principalmente almas. Es Salvador. De rodillas pidámosle que cure, sane principalmente mi corazón que es de donde brotan mis faltas y debilidades.
  7. Dijo: “no he venido a llamar a los justos sino a los pecadores” (Mt 9,13). Ahora, yendo a fondo ¿alguien es ahora ya “justo” delante de Jesús? Quien se sienta “justo”, San Agustín le recordará que aún no se conoce…
  8. Aprovechemos de este Médico Divino que aún sigue obrando milagros de gracia en la Confesión Sacramental. Es la “segunda tabla” (Conc. Trento) que nos libra de nuestro naufragio, luego del Bautismo. La Cuaresma es tiempo para Confesiones más frecuentes, más compungidas, más preparadas. ¿Cuándo fue la última vez que así lo hicimos?

Se cierra con la Oración para terminar la meditación, en el librito de Oraciones de Miles Christi# 28.

Gracias Miles Christi!